Deporte local

El Arenteiro vuelve a sonreír

Deporte local

Tercera División

El Arenteiro vuelve a sonreír

CENLLE (CAMPO DE FÚTBOL A REGUEIRIÑA). 24/01/2021. OURENSE. Partido de fútbol entre el líder, Arenteiro y el Choco. FOTO: ÓSCAR PINAL
photo_camera Javi Pazos, jugador del Arenteiro, rodeado de jugadores del Choco en el duelo en el campo de A Regueiriña. (FOTO: ÓSCAR PINAL)
El equipo de Fran Justo ganó al Choco por 1-0, gol marcado por Sylla, y es líder en solitario tras dos semanas sin poder jugar por causa del covid-19

El Arenteiro ganó por 1-0 al Choco de Redondela, otra vez en el exilio de Barbantes, que lleva camino de convertirse en su segundo hogar, y vuelve a sonreír tras una par de semanas muy duras por culpa del covid-19, que afectó media plantilla.

Son las cosas que tiene el mundo del fútbol y que, por más vueltas que uno le quiera dar, no le encuentra explicación. Primero las vacaciones de Navidad y después un par de semanas de parón con todos confinados en sus casas. La pasada semana regresó a los entrenamientos a cuentagotas pues cada día que pasaba sumaba jugadores, y por fin la víspera del partido entrenaron los 16 que en la tarde de ayer estuvieron disponibles. Pero como si nada. Si alguien no supiera lo que le pasó al equipo no se daría cuenta.

El partido tuvo las mismas directrices que los trece anteriores que jugaron los de Fran Justo. Mucho oficio, solidaridad entre todos y una gran efectividad defensiva. Y así llegó la victoria número siete en las doce partidos que lleva disputados. Y sigue sin perder, el único equipo de Tercera División que queda. Por eso no es de extrañar las caras de felicidad con la que todos abandonaban las instalaciones de A Regueiriña, en Barbantes.

El partido, que no era fácil por la entidad del rival, se puso muy pronto de cara para el Arenteiro. Corría el minuto nueve cuando tras un buen centro de Víctor Eimil apareció Sylla en el segundo palo para mandar la pelota al fondo de la portería de Cortegoso.

La mejor manera de comenzar. Encuentro encarrilado y una buena dosis de confianza en la mochila de los jugadores verdes.

Cierto que el Choco, un equipo con un buen trato de balón y juego entre líneas, llevaba el dominio del juego, pero sin apenas inquietar al meta Diego García. 

La más clara para los visitantes llegó en el minuto 25. Alberto Suárez botó un saque de esquina que Iano remató de cabeza al larguero. La suerte en momentos puntuales también es importante. Un par de faltas directas para Martín Rafael fueron todo el peligro visitante, un rival que en tres cuartos maneja muy bien la pelota, pero que le falta mordiente al acercarse al área.

En los de Fran Justo, dos para Javi Pazos. La primera fue un disparo cruzado que se fue lamiendo el poste y la segunda un remate de cabeza por encima del larguero. Descanso con el mencionado 1-0.

Más de lo mismo

En la segunda parte poco cambio la decoración. La veteranía de jugadores como Portela o Álex Fernández fueron suficientes para frenar la mayoría de ataques visitantes, cierto que bien secundados por el resto de compañeros.

La única duda que quedaba por resolver era como responderían las piernas de los chicos de Fran Justo en el tramo final, después de los últimos contratiempos. Pues no hubo ninguna duda, más bien todo lo contrario. Tuvieron ocasiones para hacer el 2-0, aunque faltó acierto. Las dos más claras fueron en el 57 para Adrián Presas, que tras una dejada de Sylla disparo bien, pero el poste evitó el tanto. Y en el 88, cuando Rubén Arce cedió para Joni, pero el meta Cortegoso mandó la pelota a saque de esquina en una buena intervención.

Total, que el regreso para el Arenteiro tras un mes sin competir no pudo ser mejor. Victoria acompañada de buenas sensaciones y una semana más demostrando que este equipo va ser muy complicado desbancarles de la lucha por la primera plaza.