La Región

FÚTBOL LOCAL

Victoria para el Celanova ante el Loñoá con un final calentito

Con un gol de Miguel Vilachá, el Celanova consiguió romper el cerrojo del Loñoa en un partido en el que ambos equipos acabaron jugando con diez
El celanovense Miguel Codeso se eleva entre Beto y Jandro, del Loñoá, despejando el balón de cabeza (MIGUEL ÁNGEL).
El celanovense Miguel Codeso se eleva entre Beto y Jandro, del Loñoá, despejando el balón de cabeza (MIGUEL ÁNGEL).
Victoria para el Celanova ante el Loñoá con un final calentito

La primera victoria del Celanova no fue un camino de rosas. Tuvo que insistir hasta el final, para terminar imponiéndose por 1-0 al Loñoá en un partido que acabó con los ánimos caldeados dentro y fuera del campo de San Rosendo.

En un terreno de juego castigado por una plaga de hongos, el primer tiempo tuvo bastantes imprecisiones, donde el cuadro local no lograba prosperar en ataque, ante un Loñoá que lo intentaba sin mucho lucidez llegar a sorprender a la contra.

La única herramienta que intentaron usar ambos equipos fue  intentar colgar balones al área para  sacar provecho de alguna indecisión de los defensas que siempre respondieron contundentemente.

Aún así, los celanovenses dieron la sensación de querer abrir la lata y antes de bajarse el telón del primer acto, dispuso de dos ocasiones para marcharse en ventaja.

Iago Sanginés ejecutó una falta lateral desde la banda izquierda, pero Miguel Nieto, entrando por el segundo palo cabeceó el balón que se fue muy cerca del palo derecho.

Ya en el tiempo de descuento, el defensa celanovense Miguel Codeso se animó a lanzar un tiro libre desde la frontal del área que despejó con muchos apuros Álvaro, cuando el balón estuvo a punto de colarse contra el poste izquierdo.

En la segunda parte el decorado  fue cambiando de a poco. El Celanova ensanchó el campo, buscó algunas variantes para sorprender por las bandas a su rival.

El Loñoá, que jamás perdió el orden defensivo, se sintió cómodo y jugando con la ansiedad de su oponente, intentaba  buscar, con el voluntarioso Fito y los desmarques de Miguel, poder dar la estocada.

Se animó el central Guntín con un remate cuyo despeje de David  Sotelo lo capturó Pablito, pero el meta celanovense rectificó salvando la caída de su portería.

Los minutos corrían y al desesperación del equipo de Marcos Zorilla iba en aumento y más aún sabiendo que contaba con un efectivo más, al quedarse el Loñoá con un jugador menos por la expulsión de  Edgar.

El 0-0 parecía inamovible, hasta que apareció Miguel Vilachá para abrir el marcador y plantándose en la frontal sacó un potente disparo que Álvaro no pudo detener. Era el 1-0 que fue definitivo


Nervios y expulsión


Tras el gol, la tensión fue en aumento y en un abrir y cerrar de ojos  los nervios se adueñaron de varios futbolistas, entre ellos David Sotelo que, tras discutir con un aficionado fue expulsado, teniendo que ser sujetado por algún compañero y miembro del cuerpo técnico para que la situación no pasara a mayores.

El clima de nerviosismo se traslado en algún sector de la grada, pero los más cuerdos se encargaron de bajar los ánimos a un partido que en los prolegómenos no aventuraba un final con tanto frenesí.

El Celanova rompió el cerco visitante y celebra la victoria.