La Región

TENIS

¿Dónde está el límite de Nadal?

A sus 33 años está cerca de volver a ser el número 1 del mundo, además de que con 19 títulos de Grand Slam se encuentra a solo uno de Roger Federer como el tenista masculino con más entorchados de estas características.
Rafael Nadal celebra la victoria en el US Open 2019 en el National Tennis Center en Flushing Meadows, Nueva York, el 8 de septiembre de 2019. Foto: EFE.
Rafael Nadal celebra la victoria en el US Open 2019 en el National Tennis Center en Flushing Meadows, Nueva York, el 8 de septiembre de 2019. Foto: EFE.
¿Dónde está el límite de Nadal?

Después de imponerse en el US Open, logrando su cuarta corona, mucha gente se pregunta dónde está el límite de Rafael Nadal, el tenista español por excelencia. El manacorí no parece tener un final cierto y vuelve a demostrar que con trabajo y esfuerzo todo se puede conseguir.

Si los pronósticos de la lesión de Novak Djokovic que da AS son ciertos, entonces el balear podría ser más pronto que tarde número 1 del mundo. Unos pocos puntos le separan de volver a ser el mejor de la clasificación ATP, algo que no obsesiona al mallorquín pero que siempre ayuda en el sorteo de los cuadros en los torneos más importantes.

Con la mentalidad ganadora que siempre le ha caracterizado, Rafa ha pasado de ser un tenista hecho para marcar una época sobre tierra batida a ser un todoterreno que ha sabido variar su juego para poder alargar su carrera y ganar en todos lados. De esta manera, además de levantar 12 títulos en el Open de Francia, el manacorí ha sumado a su palmarés otros cuatro US Open, dos Wimbledon y un Open de Australia, lo que en total suma 19 entorchados entre los cuatro Grand Slams.


En su momento álgido


roger

El tenista suizo Roger Federer tras vencer a Rafael Nadal en Wimbledon 2019

Estos números le acercan a un Roger Federer que se ha visto muy perjudicado en su carrera por el dominio del español durante su carrera sobre tierra batida. Aun así, logró en 2009 ganar el Abierto de Francia y así conseguir sumar a su palmarés el único título que le faltaba hasta entonces. Después, ha logrado irse hasta las 20 coronas, lo que le sitúa como el máximo vencedor de torneos de Grand Slam en la historia del tenis masculino, solo uno más que Rafa y cuatro más que Novak Djokovic, el tercero en discordia en esta carrera.

No cabe duda de que además Nadal está pasando por uno de sus mejores momentos a nivel mental. Nunca había estado tan cerca de Federer en su palmarés, además de que personalmente se encuentra pletórico por el hecho de que contraerá matrimonio en los próximos meses con su pareja de toda la vida, temas que influyen en una de las mentes más privilegiadas del deporte.

A partir de aquí, lo que tenga que venir, vendrá, pero lo que está claro es que 2020 se presenta como un año muy prometedor para el español después de lograr su cuarto triunfo en el US Open. Ya en el primer grande podría igualar los títulos de Federer, aunque los pronósticos de Betway para el Open de Australia dan como favorito a Djokovic con una cuota de 2,50 por hacerse con el título, menos a las 4,00 que se ofrecen por la victoria del manacorí, ambas cifras revisadas el 13 de septiembre de 2019. Si lo consigue, Rafa alcanzaría la doble decena de coronas e igualaría a un Federer que a sus 38 años poco recorrido le espera ya por delante a pesar de tener una clase jugando al tenis que nunca perderá.


2020, el año de la verdad



Por lo tanto, en ese Grand Slam y en el segundo de la temporada, el Open de Francia en donde Nadal sí que volverá a ser el favorito absoluto de las apuestas, merecerá la pena estar muy atento a sus partidos e incluso contratar la cadena que más tenis ofrece en España, Eurosport, que además cuenta con un amplio contenido deportivo.

Así pues, el 2020 parece un año señalado en rojo por parte de la afición al tenis en nuestro país, ya que este podría ser el curso en el que el balear alcance al genio de Basilea e incluso le supere, lo que pasaría a la historia del deporte mundial.

Aunque, como normalmente suele promulgar Nadal, lo mejor es ir paso a paso. Ahora le toca disfrutar tanto de su boda como del hecho de haber conseguido por cuarta vez en su carrera ser campeón en el Abierto de Estados Unidos y después afrontar todos estos nuevos retos que se le presentan y que seguramente el tenista de Manacor acepte de buena gana acostumbrado a los focos y a ser, posiblemente, el mejor de todos los tiempos una vez finalice su carrera.