La Región

TERRORISMO

Detenidos en Vilamarín y Vigo los líderes de Resistencia Galega

Entre ellos "Toninho" y Asunción Losada, ambos en la lista de los terroristas más buscados​

Antón García y Asunción Losada.
Antón García y Asunción Losada.
Detenidos en Vilamarín y Vigo los líderes de Resistencia Galega

La Guardia Civil detuvo este domingo en Vigo al máximo responsable de Resistencia Galega (RG, antes Exército Guerrilheiro), el histórico Antón García Matos, conocido como “Toninho”, en la denominada "Operación Lusista". García Marcos estaba buscado por las Fuerzas de Seguridad del Estado desde el año 2006 tras huir a Portugal al quedar en libertad provisional durante el proceso de la llamada "Operación Castiñeira" que desarticuló al grupo terrorista. 

El arresto del líder de RG se produjo el sábado por la tarde mientras estaban en una cafetería de la zona de A Laxe  junto a su pareja, Asunción Losada Camba, considerada también como uno de los líderes del grupo que cometió entre 60 y 90 atentados, muchos de ellos con graves daños materiales, como la ola de voladura de torres de telecomunicaciones con explosivos de fabricación casera, contra partidos políticos, instituciones, entidades bancarias y empresas, que nunca causaron víctimas mortales, aunque se le imputa a Losada el asesinato en 1991 de un guardia civil en Irixoa. Además de estas dos personas, máximos dirigentes de Resistencia Galega, la Guardia Civil también arrestó a una tercera persona en Vigo, José Manuel S.R., que se encontraba con los dos terroristas en el momento de ser localizados en Vigo. 

Mientras, en la localidad ourensana de Vilamarín hubo un cuarto detenido. Pocas horas después de las detenciones de Vigo, en el núcleo de Oxén (Vilamarín) se producía la detención de un vecino, Miguel García Nogales, conocido militante independentista gallego, tal y como informó la organización Causa Galiza y confirmaron vecinos de este municipio.  Estos últimos explicaron que vieron un gran despliegue de efectivos de la Guardia Civil alrededor de las siete de la tarde y la detención. "Había muchísimos agentes desplegados por todo el pueblo", aseguró un testigo presencial. 

Los agentes procedían anoche al registro de varios domicilios, estando todo el operativo -dirigido por la juez de la Audiencia Nacional María Tardón, titular del Juzgado Central de Instrucción número 3-, bajo el máximo mutismo por parte del Instituto Armado.  

Tanto García Matos como Asunción Losada Camba tenían sendas órdenes de busca y captura internacionales y se encontraban en la lista de las personas más buscadas tanto por la Guardia Civil como por la Policía Nacional, al mismo nivel que Josu Ternera o terroristas islamistas. Los dos líderes fueros detenidos en virtud de sendas requisitorias de los juzgados de instrucción número 4 y 6 de la Audiencia Nacional por delitos de pertenencia a organización terrorista en grado de dirigente, tenencia y transporte de explosivos y falsedad documental. 

En los últimos años se desarticularon varios comandos de la organización y se habían dado golpes contra su entramado operativo de apoyo, pero García Matos y Losada seguían libres y los investigadores eran conscientes de que, con ellos, Resistencia Galega mantenía los conocimientos técnicos y la experiencia para confeccionar explosivos.


20 detenciones anteriores


Una veintena de activistas han sido detenidos desde los inicios de su actividad terrorista y casi una decena están en la cárcel. Con miembros de entre 20 y 35 años procedentes en general del entorno universitario y cobertura de , Resistencia Galega extiende su abanico de objetivos a todo aquello que suponga un obstáculo para conseguir una Galicia independiente y es heredera directa del Exército Guerrilheiro.  


El último atentado de "Toninho", en 2014


El último atentado de Resistencia Galega se remonta a 2014 y fue contra la Casa Consistorial de Baralla (Lugo), respondiendo así a las consignas de su líder, Antón García Matos "Toninho", de reactivar la lucha armada. El comunicado de "Toninho" del mes de julio de ese año -un vídeo de 37 minutos que se resume en esta frase: "La lucha de la resistencia es la lucha armada"- fue un punto de inflexión en la actividad de esta organización terrorista, que durante el año anterior permaneció agazapada en espera de las claras consignas dadas en el comunicado.

El artefacto explosivo colocado en la entrada de la Casa Consistorial de Baralla provocó daños valorados en decenas de miles de euros. El presunto autor material del atentado terrorista, Raúl Agulleiro Cartoy, fue detenido poco después y envidado a prisión por la Audiencia Nacional.