Galicia

Oia, cuando la felicidad se convierte en una institución

Galicia

galiciag

Oia, cuando la felicidad se convierte en una institución

Celebración de la XXVI fiesta Encontro dos Pobos con el monasterio de fondo.
photo_cameraCelebración de la XXVI fiesta Encontro dos Pobos con el monasterio de fondo.

La alcaldesa Cristina Correa pone en práctica una insólita concejalía que vela por la sonrisa

Para la alcaldesa popular, Cristina Correa, la felicidad es una actitud frente a la vida. Considera que el estado de ánimo es clave para afrontar diferentes circunstancias con lo que tomaron la decisión de crear en Oia una concejalía que se preocupe por que sus ciudadanos luzcan una sonrisa. “La idea surgió el año pasado como celebración de un día festivo aunque finalmente no pudimos materializarla, una vez que acabaron las elecciones retomamos el planteamiento”, explicó. 

Correa se sirvió del ejemplo italiano, un pequeño pueblo de 4.000 habitantes llamado Ceregnano, y en donde el alcalde creó este elemento como una herramienta contra la crisis, además él mismo daba conciertos gratis a sus vecinos con lo que se decidió a importarla al Baixo Miño. “El planteamiento fue más allá a la hora del reparto de concejalías, ya que en ese momento se me vino a la mente la figura de Carmen María, una persona de sonrisa permanente y que me pareció la embajadora perfecta para hacer un departamento que funcionase a jornada completa”, explicó. El siguiente paso fue trasladar su idea al resto de compañeros, que respondieron una carcajada unánime y fue aquí donde la regidora confirmó que su utopía era real y sobre todo que funciona. 

Prosiguieron con el diseño de un entramado para ver cómo y en qué medida podrían llegar a los ciudadanos. Ya con las primeras tomas de contacto la alcaldesa se dio cuenta que la felicidad es tan sumamente subjetiva que lo que para unos puede no tener el más mínimo efecto a otros les puede facilitar la vida. “Una de las primeras peticiones que atendí fue la de un vecino que me pidió si podía sustituir una bombilla que llevaba fundida dos días porque le hacía compañía. Para esta persona la luz no servía para iluminar el camino sino que le proporcionaba un cierto nivel de satisfacción”, explicó. 


Consejo de sabios


En estos momentos la concejalía ya está en marcha y además del buzón de sugerencias habilitado a través de la web municipal, con emoticono propio, además de otro físico que colocarán en el propio consistorio fabricado por Avelaíña, se sirve de un consejo de sabios. “Son un grupo de personas que forman parte de diversas comunidades o asociaciones, que tienen una actitud muy positiva frente a la vida y que ayudan activamente al desarrollo de este proyecto”, añadió. La iniciativa ya está recogiendo sus primeras cosechas y un vecino les propuso el cierre del tráfico rodado al centro del pueblo una vez a la semana para que todo el mundo pueda pasear por la zona. “Lo vamos a hacer los sábados y domingos de verano para los que lo deseen puedan disfrutar de nuestras puestas de sol por ejemplo tomándose un helado”, concluyó.