Galicia

Residentes en Ofimático califican reunión con los grupos de "cortina de humo"

Galicia

Residentes en Ofimático califican reunión con los grupos de "cortina de humo"

Los residentes en la zona donde está planteado el proyecto del Parque Ofimático piensan que la reunión de ayer con los cooperativistas y los cuatro grupos municipales de A Coruña fue una "cortina de humo" que se "vende como un éxito cuando en realidad no aporta nada", por lo que se sienten "coaccionados".

La portavoz de los residentes, Pilar Santiago, ha explicado, que buscan aclarar a los medios de comunicación todos los "matices" de la situación que viven catorce familias que deben ser realojadas si se cumplen los proyectos pendientes.

Todos han estudiado esa "declaración de intenciones", según ellos, que desde el punto de vista del concejal de Medio Ambiente, Infraestructuras y Territorio, Martín Fernández Prado, era un "acuerdo" que hoy quedaría finalmente rubricado.

Este documento "no plantea ninguna solución para vecinos y vecinas" y "no recoge cómo se va a realojar a la gente" ni "si se va a desafectar a las cinco casas del lado derecho de Alfonso Molina, en una zona pensada para equipamiento".

"Fue una cortina de humo. Lo vende como un éxito cuando en realidad no aporta nada. Nos quiere enfrentar con los cooperativistas cuando en realidad todos somos víctimas de los políticos que estuvieron en el Ayuntamiento", ha dicho.

Los residentes quieren dejar claro que tienen "buena voluntad" y que no será por ellos por quienes se deje de construir el Parque Ofimático, pues en que se realice están todos de acuerdo.

"Lo que queremos es que no se utilice ese documento como disculpa, que no digan que por nosotros no se va a solucionar. Lo más importante que conseguimos en este año fue visibilizarnos y que todo el mundo conozca nuestro problema", ha comentado.

Estos vecinos se sienten "coaccionados continuamente con órdenes de desalojo" y también quieren "saber si realmente las cooperativas van a construir" mientras ellos están endeudados.

Las cantidades que deben se mueven entre 30.000 y 400.000 euros tras haber "castigado la negativa a vender imponiendo la condición forzosa de promotores" en una zona "donde hay una aldea y el Ayuntamiento solo ve una explanada".

"Nos quieren dejar sin casa y con estas deudas. Tenemos muchísima presión con excavadoras en la puerta de nuestra casa. Hubo familias que no aguantaron, se rindieron y entregaron las llaves. Varios vecinos y vecinas con medicación como ansiolíticos, entre ellos dos personas de edad muy avanzada que sufren esto con extrema preocupación", ha argumentado.

Ha calificado de "falsa" la "propuesta de realojo" en la que son los residentes los que tienen que "pagar los alquileres" de unos pisos que "dicen que tienen" y que, de momento, "no muestran", e incluso se les llegó a comparar desde el Ayuntamiento, según ellos, con "okupas".

Con respecto a su aparición en la rueda de prensa de ayer de Fernández Prado, de la que fueron desalojados por la Policía Local, han expresado que fueron "invitados por los grupos de la oposición" que les dijeron que podrían estar para ver "que lo que decía se ajustaba con lo que habíamos hablado.

"Menos mal que fuimos porque si no, no nos enteramos de que se dijo que habíamos firmado un documento que no está firmado. Si le sentó tan mal que apareciésemos era porque no iba a decir la verdad", ha asegurado.

En resumen, los residentes no "sacan nada en limpio" de los contactos mantenidos, sostienen, aunque dejan claro que no quieren impedir a los cooperativistas que construyan sus viviendas sino conseguir una solución a su situación.