POLÍTICA

Villares: “Os que ameazan coa ruptura están profetizando o seu propio fracaso"

 David Bruzos, cabeza de lista de la candidatura que perdió las elecciones de En Marea, considera "imposible" el resultado

Luís Villares y Antón Gómez-Reino, en una rueda de prensa conjunta en Santiago de Compostela en febrero de 2017.
Luís Villares y Antón Gómez-Reino, en una rueda de prensa conjunta en Santiago de Compostela en febrero de 2017.
Villares: “Os que ameazan coa ruptura están profetizando o seu propio fracaso"

Antes de que comenzase la votación para elegir a la nueva dirección de En Marea, a Podemos Galicia le salían las cuentas. Con una participación de 2.401 inscritos la victoria de la lista Entre Todas, encabezada por el ourensano David Bruzos e impulsada por la dirección de Podemos, Anova, Esquerda Unida y las mareas municipales, parecía asegurada. Luís Villares, cabeza de cartel de la candidatura Coidando a casa y aspirante a continuar pilotando En Marea, nunca había obtenido más de 1.200 apoyos en los últimos procesos. A mediados de diciembre habían participado 2.800 inscritos en las primarias de Podemos para el Senado, una cámara que no despierta grandes pasiones políticas, y 3.700 en las del Congreso. También contaban con la respuesta de 1.300 inscripciones que atendieron la llamada a sus bases de Antón Gómez-Reino, secretario general de la formación morada en Galicia, para apuntalar el cambio de rumbo. La mesa por la confluencia impulsada por el alcalde compostelano Martiño Noriega para dejar sin silla a Villares parecía ya puesta y a la espera de que la ocupasen otros comensales. Atrás quedaba la suspensión de tres miembros del comité electoral de EU alineados con el sector crítico por, presuntamente, haber accedido irregularmente al censo, el propósito de trasladar  lo sucedido a la Fiscalía, el aplazamiento de la votación ordenado por el comité de garantías y el cambio de empresa encargada de la consulta. 

Con casi un mes de retraso respecto al calendario inicial, el 22 de diciembre votaron 2.694 personas de las 4.500 inscritas, aproximadamente, con derecho a voto. La candidatura de Villares consiguió 1.596 apoyos, la de los críticos encabezada por Bruzos 1.098 y a la dirección de Podemos se le emborronó la cuenta. "Es curioso que no haya existido ni un sólo voto blanco o nulo", apunta una fuente próxima a Gómez-Reino tras la queja de que a sus interventores no les dejaron participar en el recuento, aunque Villares afirma que fue "automático. A votación vai ser auditada polo Colexio de Enxeñeiros Informáticos, como tamén o fixo a outra candidatura e non saíu ningunha irregularidade. A democracia é saber gañar e perder, pero parece que algúns non o entenden así". Para Bruzos, en cambio, el resultado es un "indicio evidente. Temos claro que entre as formacións que apoiaban a Entre todas máis os gobernos do cambio de A Coruña, Santiago e Ferrol e o respaldo maioritario noutras cidades e vilas, é imposible que sacáramos 1.000 votos e tamén é imposible que a outra candidatura obtivese 1.500", reflexiona.

A Villares, la acusación de "pucherazo" o de "haber secuestrado las elecciones" le produce "tristeza" después de la satisfacción manifestada por el toque a rebato  de Gómez-Reino para que la militancia de Podemos se involucrase en la vida interna de En Marea. "A eles non lle saen as contas porque pensaban que a xente ía votar o que lle dicían. Pensaban que o voto de Podemos é cautivo e aquí non hai cordeiros. En Marea é unha república de mulleres e homes libres que non necesitan que os pastoreen e fan o que lles dicta a súa conciencia e non un mesías".

El resultado ha hecho saltar la débil sutura en una formación que acoge a sensibilidades políticas como nacionalistas y federalistas bajo el mismo techo. Para la dirección de Podemos la auditoría encargada al perito Lorenzo Martínez, de Securízame, siembra dudas y habilita el nacimiento de un nuevo espacio de la izquierda rupturista que sustituya a la Asamblea de Vigo que sirvió para fundar En Marea hace dos años y medio. 


CONFIANZA


"A perda de confianza, non na lista de Coidando a casa, senón en Villares e uns cuantos que o rodean, é evidente", afirma Bruzos. "A miña sensación está entre a indignación polo acontecido durante os últimos tempos e a tristura porque custou moito traballo e esforzos lograr a unidade". El señalado Villares, en cambio, sigue dando muestras de una encomiable capacidad de resistencia. "O noso proxecto, amable e integrador fronte as políticas do PP foi respaldado amplamente polas bases de Podemos, de Anova e de Esquerda Unida. Se os que queren romper seguen por esa liña vanse quedar sós porque as bases o que queren é unidade. Se a cúpula de Podemos decide irse, faremos o posible para que non se vaian, e se o fan, faremos todo o posible para que volvan porque aquí colle todo o mundo e non lle pechamos as portas a ninguén". El portavoz orgánico y parlamentario de En Marea avisa de lo que puede suceder. "Se Pablo Iglesias e Gómez-Reino rompen En Marea precipítanse en Galicia por un abismo tan alto como os cantís de San Andrés de Teixido. Os que ameazan coa ruptura están profetizando o seu fracaso político en Galicia porque a xente non o vai perdoar. Que a me digan unha soa medida de En Marea na que discrepen". 

Para Bruzos, la propuesta de crear un nuevo espacio de encuentro lanzada por Gómez-Reino no ha sido recibida con la frialdad que se ha dicho. "Cada organización ten os seus tempos". La coordinadora de Esquerda Unida, Eva Solla, ya anunció que su formación se sitúa fuera del marco orgánico de En Marea, pero mantiene el grupo parlamentario tanto en Galicia como en Madrid. El diputado ourensano David Rodríguez, militante de Anova y en la lista de Villares, no entiende que no se respete el resultado de unas elecciones en las que rechaza la acusación de amaño. "Fai dous anos eu encabecei unha lista ao Consello das Mareas. Sacamos nove postos de 35 e ao día seguinte puxémonos a traballar coa dirección como hai que facer agora". La portavocía del grupo parlamentario tampoco parece peligrar para Villares. "O que pida a miña destitución quere dicir que non leu os estatutos", sentencia el exmagistrado.