La Revista

La calidad de materiales, prioridad para los fabricantes

La Revista

LA REVISTA

La calidad de materiales, prioridad para los fabricantes

Samsung Galaxy Edge.
photo_camera Samsung Galaxy Edge.

La otra característica que ha quedado patente tras la MWC es la importancia de la cámara

Las presentaciones y nuevos modelos de móvil que los fabricantes tradicionales han presentado durante estos días en el MWC (Mobile World Congress) muestran una clara tendencia hacia la mejora de la calidad de los dispositivos para competir contra el creciente mercado de teléfonos chinos, dejando a un lado el  aumento de prestaciones, lo que favorece de manera significativa a los usuarios que buscan terminales de gama media o baja, que empiezan a encontrar modelos con prestaciones de gama alta de hace un año a precios muy asequibles.

Sin embargo esta apuesta por la calidad de materiales como el uso de carcasas metálicas ultraligeras o nuevos cristales de alta resistencia en los nuevos modelos de las gamas más altas trae como contraprestación el aumento de precio de venta. Apple fue la primera en avisar al mercado de este incremento con la salida del iPhone 6, y Samsung ha acabado por confirmar con sus Galaxy 6 la zona de los 800 euros como precio medio.

La otra característica que ha quedado patente tras la MWC es la importancia de la cámara, y cómo los usuarios demandan terminales con mejor óptica y aplicaciones de gestión de fotografías. Conseguir aperturas focales cercanas a  1.8 en los nuevos dispositivos premium  supone un paso de gigante para obtener fotografías de buena calidad en bajas condiciones de luz sin añadir ruido. Aún así, y un año más, ningún fabricante ofrece una opción de cámara con control manual de todos los parámetros.

El futuro también pasa por la utilización de pantallas flexibles, algo en lo que el nuevo Galaxy S6 Edge es pionero. Las características de las pantallas OLED y los más de 300 puntos por pulgada se vuelven imprescindibles a partir de ahora para los usuarios más exigentes.

En donde surgen las dudas en en el tamaño de los terminales. Mientras que los fabricantes chinos llegan incluso a las siete pulgadas de diagonal las empresas surcoreanas y japonesas siguen sin sobrepasar las seis pulgadas en la práctica totalidad de dispositivos, mantiendo modelos incluso por debajo de las cinco pulgadas. Los problemas de producción de las grandes pantallas, el mayor peso y el aumento en el consumo de batería han hecho que los usuarios que necesitan terminales cómodos y con muchas horas de autonomía vuelvan a teléfonos más pequeños.

Por último, los pagos a través del móvil cogen fuerza con la llegada de las aplicaciones específicas de Visa y Paypal, mientras que la seguridad de la información almacenada físicamente en los terminales apuesta por la huella digital.

Comentarios