La Región

LA REVISTA

La gran cocina gallega al pie del Castillo de Lemos

Restaurante O Grelo un restaurante que se encuentra en la subida al parador de turismo y castillo del Conde de Lemos

Interior de O Grelo en Monforte.
Interior de O Grelo en Monforte.
La gran cocina gallega al pie del Castillo de Lemos

Tengo una querencia especial por Monforte desde hace muchísimos años y vuelvo siempre que encuentro la más mínima excusa. En esta última ocasión aproveché para comer de nuevo en O Grelo, un restaurante que se encuentra en la subida al parador de turismo y castillo del Conde de Lemos (bueno, ahora es de Carlos Fitz-James Stuart y Martínez de Irujo, también duque de Alba de Tormes).

Su aspecto exterior es el de una gran casona, que fue el destino original de la construcción y se convirtió  en restaurante hace poco más de quince años. Posee distintas instalaciones, de las que yo destacaría, incluso antes que su cómodo y espacioso comedor, la bodega, que aparece en la fotografía. Además de poseer más de 300 referencias de vinos, incluyendo de todas las bodegas de Ribeira Sacra, tiene un reducidísimo número de mesas en las que se puede comer en días de calor al fresco de una cueva excavada en roca.

Con una carta que toca todos los palos de la gran cocina gallega, el restaurante se ha especializado en realizar interpretaciones muy singulares de los clásicos, pero siempre rindiendo homenaje a los productos y al estilo tradicional de elaboración. Entre las carnes, me llamó la atención la carne de buey de raza Cachena con fabas de Lourenzá. Una delicia. La carne en general, es de lo mejor que se puede comer en Galicia y el pescado tampoco se queda atrás. Incluso unos modestos callos, modestos en comparación con el elenco de platos que tiene su carta, resplandecen por el buen sabor y la calidad del producto. Los postres, todos caseros, están a la misma altura. Si a ello sumamos un servicio excelente y una limpieza impecable, tenemos uno de los grandes restaurantes de Galicia.