La Revista

La Imperial: para tapear o tomar un menú bien surtido de postres

La Revista

y comer

La Imperial: para tapear o tomar un menú bien surtido de postres

La Imperial, en Vigo.
photo_cameraLa Imperial, en Vigo.

Es un local típico en los confines del Vigo que ofrece tapas, vinos y además cuenta con menú del día

Hace años que paso por delante de su puerta y está siempre abarrotado. Es un local típico en los confines del Vigo que empieza a convertirse en el Calvario, haciendo esquina entre la calle Colombia y el Couto Piñeiro. Desde hace tiempo, este conjunto de pequeñas calles que bordean la de Pizarro es uno de los puntos más concurridos a la hora de tomar el vino o la caña por los generosos pinchos que ponen acompañando la bebida en una ciudad en la que la hostelería siempre se caracterizó por una austeridad casi menesterosa en esa materia. Aunque, por suerte la cosa está cambiando, de un par de décadas para acá.

Y La Imperial, fue precisamente una de las pioneras en ese cambio. Además de tapería vinoteca y cervecería, dispone de carta y menú del día, por 9,95 euros. Ayer decidí probar su menú. El local es pequeño, demasiado oscuro, aunque un espejo al fondo le da una mayor amplitud (parece que hay otro comedor). El servicio es muy amable y rápido, a cualquier hora del día, y el menú cuenta con tres o cuatro primeros, uno de ellos es empanada y hay varias para elegir y otros tantos segundos, además de una mayor variedad de postres, entre los que se incluyen tartas que nos habituales en el repertorio de los menús, como la de zanahoria, la de maracuyá, dulce de leche y manzana... 

La cocina es sencilla, digna, y sus raciones son abundantes. Tomé empanada de bacalao con pasas y me gustó. Por hacer un monográfico, mi segundo fueron filetes de bacalao rebozados y ahí la cosa aflojó un poco. El menú cumple bien con su cometido y siempre hay uno o dos platos que pueden gustar.  Tal vez por ese motivo, además de por sus tapas y pinchos, está casi siempre lleno hasta la bandera.

Más en La Revista

La Revista

La “consciència” de Teresa Colom

En el futuro no muy lejano de la novela la tecnología permite a la humanidad traspasar su mente a un sistema informático cuando muere