DENOMINACIONES

Las cinco variedades históricas de Rioja en un vino

La Bodega Viña Pomal está estos días en el candelero por la OPA que el grupo Carlyle ha presentado a su empresa matriz, Bodegas Bilbaínas, a la que pertence también desde hace más de un siglo

Las cinco variedades históricas de Rioja en un vino

La Bodega Viña Pomal, una de las más antiguas de la DO Rioja, con, 115 años de historia, está estos días en el candelero por la OPA que el grupo Carlyle ha presentado a su empresa matriz, Bodegas Bilbaínas, a la que pertence también desde hace más de un siglo. Sin embargo, los asuntos de la bolsa no son de este negociado, pero sí su vino, Compromiso, todo un alegato y homenaje a la tradición de los vinos riojanos.

Si atendemos a su contenido, Compromiso es un vino de crianza, con cuatro meses en barricas nuevas de roble francés y americano, elaborado con los cinco varietales más emblemáticos de la región. Es cierto que actualmente Rioja se ha ido decantando cada vez más por los monovarietales deTempranillo, o como mucho, a la elaboración de polivarietales en los que predominando esta uva tinta, que es la más utilizada hoy por hoy en Rioja y Ribera del Duero y también en otras regiones incluso de nuestro país vecino donde se la conoce como Tinta Roiríz y Aragonez, según sea la zona, cuenta con pequeños porcentajes de Graciano y Garnacha.

Pero la riqueza vinícola de Rioja va más allá, sobre todo en tintos y lo hace gracias a variedades como la Maturana Tinta y Mazuelo, las otras dos uvas presentes en este vino. Es un vino muy expresivo en nariz, suave de gusto persistente y un toque frutal, al que aunque asusten los 14,5 grados, no resulta en apariencia fuerte, y hasta mantiene un grado de frescura. En definitiva, se trata de un vino complejo que se puede enfrentar sin problema a elaboraciones gastronómicas densas e incluso consistentes.

Si nos atenemos a su continente, lo primero que llamará la atención es el peso de la botella. Pero inmediatamente lo harán los grabados que la adornan, en sintonía con los pirograbados realizados en las barricas en las que fue elaborado el vino. El trabajo fue encomendado a tres tatuadores de reconocido prestigio internacional: Megan Massacre (Nueva York), Jack T. Newton, (Reino Unido) y El Bueno (Madrid).

Un vino singular, de gran calidad, en una edición limitada a tan solo 5.000 botellas en la añada de 2015.