La Región

ROLLER DERBY

Una fiesta autonómica del Roller sin certificado oficial

Las Jabatas de Ourense y Las Sereas Bravas Roller Derby de Vigo solicitaron jugar, pero los árbitros rechazaron la propuesta

Las Jabatas de Ourense posando ante la foto protocolaria de plantilla con el gesto "serio" en el campo de Oira.
Las Jabatas de Ourense posando ante la foto protocolaria de plantilla con el gesto "serio" en el campo de Oira.
Una fiesta autonómica del Roller sin certificado oficial

Era absolutamente una fiesta. Una etiqueta que se queda pequeña después de entrar por la puerta del Polideportivo de Oira y ver la afición de las Jabatas de Ourense vestidas con la camiseta de la afición y animando a sus deportistas. Se tenía que disputar la final de la Liga Gallega de Roller Derby donde las ourensanas eran las anfitrionas y el Sereas Bravas Roller Derby de Vigo sería el rival. 

Como telón previo, se disputaba el tercer y cuarto puesto entre As Brigantias y las Irmandiñas, sin embargo el mal estado de la pista propició una lesión. Los servicios de emergencia se personaron en la pista polideportiva para prestar los primeros auxilios al lesionado. En ese momento, los árbitros decidieron suspender el partido y convocar a los finalistas de la Liga Gallega de Roller Derby para explicar la situación. 

"No se puede jugar por el estado de la pista". Ese era el argumento con el que los colegiados expusieron su rechazo a la disputa de la final. Las Jabatas y las Sereas se responsabilizaron de las posibles lesiones, pero los árbitros no cedieron. Mientras tanto el público pitaba la decisión. Al final, y tras el consenso de ambos equipos finalistas disputaron un partido de exhibición para promocionar el roller derby y ofrecer a la grada una fiesta.

El ambiente perdió algo de fuelle por la falta de oficialidad por lo que el título de la Liga Gallega queda pendiente. La traca final espera.