FÚTBOL SALA

El Gri Carballiño, una base para no dejar de crecer

Equipos en todas las categorías y cerca de dos centenares de jugadores permiten al GRI Carballiño mirar al futuro con optimismo

Los diferentes equipos del GRI Carballiño Fútbol Sala realizaron una fotografía grupal para el recuerdo.
Los diferentes equipos del GRI Carballiño Fútbol Sala realizaron una fotografía grupal para el recuerdo.
El Gri Carballiño, una base para no dejar de crecer

Son muchos y, a tenor de los resultados, cada vez mejores. El GRI Carballiño Fútbol Sala tiene casi dos centenares de motivos para creer en el futuro. Una entidad con las bases consolidadas. Literalmente. Con equipos en todas las franjas de edad, los carballiñeses pueden presumir de un gran estado de salud, lo que les permite seguir pensando en crecer.

"En total, en toda nuestra escuela, contamos con 183 niños en esta temporada. Repartidos en iniciación, que son los más pequeños y no compiten, tres equipos de prebenjamines, dos benjamines, un alevín, otro infantil, uno cadete masculino y otro mixto, además del juvenil. Además de los conjuntos sénior femenino y masculino, destaca Juan Carlos Crespo, "Juan Chantada", coordinador deportivo de la escuela y entrenador del equipo prebenjamín A.

De esta forma, un niño o niña que entre a probar en el mundo del fútbol sala, puede permanecer durante toda su formación. "El objetivo es que en el futuro, los jugadores del primer equipo puedan ser de O Carballiño. Nuestra intención es que, cuando los jugadores terminen su etapa en juveniles, tengan un sitio para jugar más allá de provincial", destaca Chantada.

formación

Sin embargo, todo no va a ser competir. Como buena escuela, la idea es formar como personas a todos los jugadores. Pasan mucho tiempo juntos y, los técnicos, hacen hincapié en ese aspecto. "La misión siempre es doble: formar y competir. Intentar llevar a los equipos lo más arriba posible. Niños y niñas, que el fútbol sala también les engancha y este año tuvimos más niñas, lo que nos permitió hacer un equipo cadete mixto".

Y si los resultados van acompañando, mejor que mejor. No hay que irse muy lejos para comprobarlo. La pasada temporada, el equipo benjamín  ganó la Liga provincial, el Gallego, la Copa Diputación y participó en el Campeonato de España, llevando el nombre de O Carballiño hasta Valladolid, donde se mezcló con la élite nacional.

Un trabajo tenaz y que avanza con paso firme. Está dando sus frutos. El GRI Carballiño vive el fútbol sala y hace que los más jóvenes lo vivan. Un proyecto consolidado que no se quiere quedar ahí. El futuro parece pintar muy bien para una entidad de categoría.