Más Deporte

"Necesitaba volver a la piscina"

Más Deporte

"Necesitaba volver a la piscina"

David González, integrante del Club Natación Pabellón, feliz después de dar sus primeros largos 102 días después en BeOne Ourense. FOTO: Miguel Ángel
photo_cameraDavid González, integrante del Club Natación Pabellón, feliz después de dar sus primeros largos 102 días después en BeOne Ourense. FOTO: Miguel Ángel
David González, integrante del Club Natación Pabellón y "Deportista Galego de Alto Nivel", regresó a su hábitat 102 días después

A nadie se le olvida nadar. Muchos no tienen la ocasión o el tiempo de hacerlo más que de año en año en sus vacaciones estivales y por ello no perecen en el intento. Otra cosa es la natación como deporte de competición. Aquí el tema cambia. "En épocas de entrenamiento intensivo preparando campeonatos, tres o cuatro días sin poder estar en la piscina por una pequeña sobrecarga o por exámenes supone perder tus opciones para la competición. En alguna ocasión después de competir estuve tres semanas sin entrenar por descanso y al regresar noté que había perdido técnica y por supuesto velocidad. Una semana sin piscina supone para un nadador ver los primeros síntomas de esos déficits".

Lo dice David González (20 años), integrante del Club Natación Pabellón y "Deportista Galego de Alto Nivel", que por fin, 102 días después de decretarse el estado de alarma, regresó a su hábitat natural, la piscina. Lo hace por iniciativa propia y con cargo a su bolsillo, porque su casa, el Pabellón de Os Remedios, está cerrado por obras. Así, las piscinas privadas son la única alternativa por el momento. "Mi especialidad es la braza, el estilo más técnico, y perder el contacto con la piscina tanto tiempo era lo que más me preocupaba, por la técnica. Sobre todo este año, en el que paso a la categoría absoluta. No hay competición a la vista, pero si esto se prolongara un poco más habría perdido ya la próxima temporada (2021)".

David González cambió el vaso olímpico de la Rosario Dueñas por la piscina corta de BeOne Ourense, pero "algo es algo, tenía muchas ganas de volver. En cuanto a técnica creo que no perdí mucho, pero en resistencia... En días de una sola sesión estaba haciendo series que acumulaban 6.000 ó 6.500 metros, y cuando doblaba nadaba en un día entre 10.000 y 12.000. Ahora, el primer que volví a la piscina, a los 1.000 metros estaba muerto y a los 1.500 tuve que dejarlo. El objetivo es ir ganando fondo y después velocidad, porque mis distancias son 50 y 100 braza y los 200 estilos".

Seis días a la semana de gimnasio y otras tantas de piscina ahora que ha encontrado donde entrenar, esta es la particular y exigente desescalada de un deportista de alto nivel. "El objetivo es ir subiendo poco a poco los metros en piscina y seguir combinándolo con el gimnasio, aunque aquí bajando hasta los tres ó cuatro días a la semana, porque necesito hacer pesas para ganar fuerza".

Estar "preparado"

No hay tiempo que perder, puesto que "aunque por ahora no hay competición quiero estar preparado cuando en octubre o noviembre vuelva a competir, o incluso si hay aguas abiertas".

Esfuerzo y superación son valores inherentes a la natación y David lo sabe.

Más en Más Deporte