ENTREVISTA

Ana Nóvoa, talento que traspasa fronteras

La ourensana disputó en Bélgica su primer torneo internacional, confirmando su progresión de las últimas temporadas

Ana Nóvoa posa en el IES As Lagoas, donde suele realizar los entrenamientos el Athlos. (FOTO: M. PINAL)
Ana Nóvoa posa en el IES As Lagoas, donde suele realizar los entrenamientos el Athlos. (FOTO: M. PINAL)
Ana Nóvoa, talento que traspasa fronteras

Pasito a pasito, que decía la popular canción. Así es como va la carrera deportiva de Ana Nóvoa (Ourense, 2006). La joven competidora continúa repartiendo su amor entre el tenis y el bádminton, pero es en esta modalidad en la que ha cosechado su éxito más reciente. La ourensana del Athlos cruzó los Pirineos para disputar un torneo internacional por primera vez. En Bélgica, Nóvoa cumplió con creces y cayó en octavos de final tanto en el cuadro individual como en dobles. Solo la élite europea se cruzó en su camino.

"Me lo pasé muy bien durante esta experiencia. Ya no solamente por jugar y competir, si no también por lo que supone el viaje y la concentración. En el cuadro individual, estaba en un grupo de tres jugadoras y pasé como primera en esa fase inicial. Conseguí ganar mi partido en dieciseisavos y perdí en octavos de final. Y en el cuadro de dobles, igual, también perdimos en octavos", recuerda la deportista, que formó pareja con Sofía Álvarez, integrante del Club Bádminton As Neves. 

Fueron días intensos, no ya solo sobre la pista, si no por lo que supone una experiencia de este tipo para una competidora tan joven. "Pues estuve de jueves a martes en Bélgica. Fue mi primer torneo internacional y me lo pasé muy bien. Ahora intentaré ir a alguno más, aunque depende de que me seleccionen", destaca la competidora del Athlos.

En Edegem (Bélgica), la ourensana participó en un torneo sub-15 formando parte del combinado nacional, compuesto por 12 jugadores, entre el cuadro masculino y el femenino.


Multidisciplinar


Pero si algo destaca en Nóvoa es su carácter polideportivo. Le viene desde que aún era más joven. Entre raquetas anda la cosa porque, aunque el atletismo siempre ha estado presente, es empuñando una raqueta como la ourensana se siente más cómoda. "Sigo jugando al tenis y al bádminton y me siguen gustando los dos deportes. A bádminton suelo entrenar cuatro días a la semana y a tenis tres".

Reparte su calendario y prioriza competiciones. Dentro de ese plan, ya tiene la próxima competición en mente. Y no tardará mucho. "Este fin de semana me toca jugar en Oviedo, que es un Master. Y ya más adelante llegará el Campeonato de España que se disputa en Cantabria".

Entre medias, no descuida su relación con los libros de texto con unos estudios que puede compaginar "sin problemas" a pesar de entrenamientos, competiciones y viajes. Y aunque le tira la educación física como posible futuro estudiantil, todavía es pronto para decidirlo. Antes, le tocará seguir progresando. No hay duda de que va por buen camino.