+ Motor

El Rally se queda huérfano

+ Motor

OBITUARIO

El Rally se queda huérfano

José Ramón González (izquierda), con Carlos Sainz (centro) y Amán Barfull.
photo_cameraJosé Ramón González (izquierda), con Carlos Sainz (centro) y Amán Barfull.
"Siempre tuve entre ceja y ceja ganar el Rally de Ourense, pero ahora lo tengo clavado en el corazón", dijo José Antonio Suárez

Inesperada, discreta y demoledora. José Ramón González, alma máter de Escudería Ourense y uno de los grandes impulsores y promotores del motor, no solo a nivel provincial, sino nacional e incluso internacional se marchó demasiado rápido producto de una enfermedad cruel.

Una enfermedad que impidió a muchos despedirse de él, porque si por algo se caracterizaba José Ramón 'Zorro Plateado' para muchos, es que su discrección era casi tan grande como su capacidad organizativa y de gestión de distintos problemas que surgían a lo largo de una prueba.

De más de 40 años fue su idilio con el Rally de Ourense, su rally, su niño mimado. Primero como comisario de ruta y a partir de 1982,  al volver del servicio militar, como parte de la organización de la prueba, con los Coleman, Bouzo, Lalao Reverter y posteriormente como uno de los líderes silenciosos de un proyecto que ahora mismo es uno de los referentes en el automovilismo nacional.

Su capacidad de trabajo, ganas de aprender y de innovar le llevaron a ser observador de la Rfeda durante muchos años y de ellos sacó adelante un nuevo sistema de gestión de la dirección de carrera que fue exportado al Rally de Cataluña del Mundial, del que formaba parte como director de carrera desde la temporada 90.

Y es que por su discrección y clara aversión a los focos (rara vez fue la que quiso someterse al 'ataque' de los plumillas, a los que ayudaba por detrás sin dudar) le hicieron ser una persona tan querida entre deportistas y organizadores de otras pruebas, como silencioso en todos sus movimientos.

Muchos no sabrán que su pérdida no solo lo es para el automovilismo ourensano (todavía por cuantificar) sino para prácticamente todo el automovilismo nacional, ya que colaboraba con todas las pruebas que así se lo pedían.

El Rally de Canarias del Europeo, ahora mismo el referente internacional español después de la salida del Rally de Cataluña, también le echará de menos, tal y como recuerda el presidente de la Federación Española, Manuel Aviñó, que estará hoy en el funeral. "El fallecimiento de José Ramón es para nosotros irreparable, no solo a nivel humano, también en cuanto a capacidad de organización y gestión. Fue un hombre carismático y por eso todos guardaremos un recuerdo muy bonito de él. Desde la Federación iremos un buen número de miembros porque creemos que su pérdida es importantísima".

En un nivel más personal, el presidente de la Escudería Ourense, Julio Bouzo, reconoce que "he perdido un hermano que conocí hace 45 años. Hablar de su calidad profesional es indudable, pero para nosotros tapar el hueco que deja en la Escudería es imposible de llenar. No es que haya dejado el listón alto, es que creo que va a ser casi imposible que lleguemos en algún momento. Como siempre dije, teníamos al 'Messi' de los organizadores".

Ernesto Rumbo, otra de las caras fácilmente reconocibles del motor gallego por su implicación con la Escudería Coruña recuerda "la cercanía de un verdadero amigo dentro y fuera de las carreras. Siempre que nos veía en el doble 0 durante una prueba en un sitio regularcillo decía 'siempre sois los mismos' y terminábamos situándonos en el lugar correcto. Siempre tenía una sonrisa y ganas de ayudar".

Y en el lado de los pilotos, un sentimiento común, vacío enorme.

Uno de los referentes de Escudería Ourense, Javier Pardo, todavía conmocionado por la noticia destaca que "para mí es algo que todavía no he asimilado. Creo que los aficionados y mucha gente no son conscientes de la pérdida que supone el fallecimiento de José Ramón. A nivel personal siempre tuvo un trato excepcional conmigo y voy a echarle muchísimo de menos".

Algo en lo que abunda José Antonio 'Cohete' Suárez. "Se ha ido una persona que para los que estamos dentro de esto era un referente, una figura. Siempre me echaba alguna bronca, pero es una de las pocas personas de las que sabías que su abrazo era siempre sincero. Siempre tuve entre ceja y ceja ganar el Rally de Ourense, pero ahora mismo se me ha clavado en el corazón y no pienso parar hasta hacerlo y dedicárselo".

Como no, Diego Vallejo, en nombre suyo y de su hermano no quieren olvidarse "de un hombre genial, un referente que vamos a echar de menos. Por eso el Rally tiene que seguir adelante con más fuerza todavía, pueden contar con nosotros para lo que sea, como si es de comisarios".

Una pérdida imposible reemplazar, un hombre discreto, un 'Zorro Plateado' que seguirá supervisando el rally desde el cielo.