La Región

ENTROIDO

Los peliqueiros desafiaron el mal tiempo y enterraron su fiesta grande

La lluvia no acongojó a los vecinos que salieron a disfrutar del martes de carnaval, día en el que se leyó el "testamento do burro"

Un grupo de peliqueiros de Laza, a galope tendido por las calles de la villa, totalmente mojadas en la jornada del martes (MARTIÑO PINAL).
Un grupo de peliqueiros de Laza, a galope tendido por las calles de la villa, totalmente mojadas en la jornada del martes (MARTIÑO PINAL).
Los peliqueiros desafiaron el mal tiempo y enterraron su fiesta grande

Desde la organización del Entroido de Laza aseguraban este martes que ellos "nunca suspenden nada" y, como se suele decir, "chove ou vente" sacan su fiesta adelante. Así lo hicieron durante el martes de carnaval, marcado por las lluvias y el tiempo inestable. Una jornada que comenzó con el tradicional "Desafío aos peliqueiros veteráns", aquellos que conservan la actitud más pura del personaje del Entroido de la localidad y que, durante unas horas, se convierten de nuevo en dueños y señores de la Picota demostrando que "quien tuvo, retuvo". 

No estuvieron solos, ya que contaron con la compañía de las charangas Vaite xa y Tanto nos ten, que llevaron la animación por todas las calles del pueblo. 

Después del desfile de las carrozas, ya por la tarde, se leyó el tradicional "Testamento do burro". También se celebró el ritual de entierro del Entroido, y se escenificó el luto de los peliqueiros. 

 

La fiesta continuó hasta altas horas de la madrugada, momento en el que mejoró el tiempo y pudo actuar la Orquesta Xacobeo. La discoteca móvil Space fue la encargada de ofrecer a los más fiesteros una gran verbena como fin de la festividad.