Monterrei

Verín respalda a Castrillo y pide la dimisión de Rubial

Monterrei

Verín respalda a Castrillo y pide la dimisión de Rubial

Cerca de 1.000 personas pidieron el archivo del expediente incoado al médico

"Verín non se pecha", "Castrillo non se toca" y "Rubial dimisión", fueron los cánticos unánimes de cerca de un millar de personas -según datos de la Plataforma en Defensa da Sanidade Pública da Comarca de Monterrei- que se congregaron a las puertas del Hospital de Verín justo cuando se cumplía un año de las protestas por el cierre del paritorio. 

El jefe del Servicio de Ginecología de Verín, Javier Castrillo, recibió así el apoyo no sólo de la ciudadanía verinesa, sino de representantes políticos autonómicos y municipales -desde Gonzalo Caballero, hasta Diego Lourenzo, teniente de alcalde de Verín- y también del colectivo de Los Muchachos que, portando una pancarta en la que se podía leer "Los muchachos apoyamos al doctor Castrillo" ofrecieron una "performance" para apoyar la causa. 

ma_201130_2759_resultado

Visiblemente emocionado por la respuesta de los vecinos de Verín -los comerciantes, del mismo modo, cerraron sus establecimientos entre las 11,00 horas y las 11,10 horas en solidaridad con las protestas-, Javier Castrillo tomó el altavoz para agradecer su presencia y aseguró que "el homenaje no soy yo quien se lo merece, sino todos los que hoy -por ayer- estáis aquí exigiendo respeto por vosotros y por el medio rural en el que habitamos y al que tanto se le debe, aunque a veces lo olvidemos". El facultativo prefirió no hablar sobre el expediente incoado hacia su persona y por el que se enfrenta hasta a dos años de inhabilitación, aunque sí manifestó: "Creo que lo han sacado del mismo sitio del que sacaron los criterios que utilizaron para decir que había que cerrar el paritorio, de la manga". 

Sobre el expediente, el jefe del Servicio de Ginecología de Verín  aseguró "tener confianza en las personas que van a llevar la instrucción y creo en su profesionalidad. Las personas que motivaron la incoación no lo han hecho por unas causas digna, sino porque fui la cara visible del la lucha contra el cierre del paritorio". Además, añadió, "si lo que yo tuve con esa compañera fue una falta de respeto grave tendrían que abrir 100 expedientes todos los días, porque discrepancias de parecer como la que tuve hay a menudo en todos los hospitales". En los próximos días se recogerán firmas contra esta decisión y la Plataforma en Defensa de la Sanidad anuncia nuevas acciones de protesta.