MEDIO AMBIENTE

Europa reabrirá la reforma legislativa sobre el cultivo de los transgénicos

Los países de la Unión Europea (UE) apoyaron hoy la reapertura de la reforma legislativa sobre los transgénicos para poner fin al sistema vigente, que disgusta tanto a los defensores como a los detractores del cultivo de Organismos Genéticamente Modificados (OGM).

Europa reabrirá la reforma legislativa sobre el cultivo de los transgénicos

Los ministros de Medioambiente de la Unión debatieron una propuesta que pretende dar mayor libertad a los estados miembros para restringir o prohibir en sus respectivos territorios el cultivo de OGM.

Todos los países, salvo Francia y Bélgica, consideraron que la propuesta de compromiso elaborada por la presidencia semestral de la UE, que ejerce Grecia, es "una buena base" para intentar llegar a un acuerdo político este año.

Francia, por su parte, planteó la idea de una autorización a dos niveles (nacional y europeo), propuesta que no recabó el apoyo del resto de delegaciones, aunque Alemania pidió a la Comisión Europea (CE) que también la tenga en cuenta.

"Nos oponemos a empezar a debatir una propuesta totalmente nueva" advirtieron por su parte durante el debate países como Holanda y Hungría.

El ministro español de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, calificó la propuesta de compromiso de "base muy sólida de trabajo" y confió en que logre desbloquear el dossier.

"Es deseable que la UE tenga una norma que dé cobertura a nivel comunitario a la utilización de OGM y no sigamos en la lamentable situación de que, mientras todo el resto del mundo está desarrollando estas tecnologías" y avanzando en la investigación y cultivo, la Unión sea una isla alejada del progreso, dijo hoy a su llegada al Consejo

El comisario europeo de Consumo y Sanidad, Tonio Borg, dijo al inicio de la reunión que "se debe aprovechar esta oportunidad" ya que "no hay otra alternativa mejor", e invitó a los estados miembros a "avanzar" en una reforma presentada en 2010 y que lleva dos años bloqueada en el Consejo.

La necesidad de reabrir la reforma de los transgénicos se vio clara tras una reunión de ministros celebrada a mediados de febrero en la que los estados miembros no consiguieron reunir la mayoría necesaria ni para rechazar ni para autorizar el cultivo del maíz transgénico 1507, resistente a ciertas larvas de insectos nocivos para la planta.

Pese a que 19 países votaron contra la autorización, no se logró un acuerdo, por lo que la Comisión Europea (CE) anunció que, en aplicación de la normativa vigente, se verá obligada a aprobar el cultivo del nuevo maíz.

El comisario Borg invitó entonces a los países a reflexionar sobre la oportunidad de revisar la propuesta presentada en 2010 por la CE para modificar la directiva sobre los transgénicos.

La propuesta pretende dar a los estados miembros más libertad para elegir si restringen o prohíben el cultivo de OGM en su territorio, sobre la base de argumentos distintos a los riesgos para la salud o el medioambiente.

En la actualidad, en la UE aplican salvaguardas contra el cultivo de OGM Francia, Grecia, Alemania, Luxemburgo, Bulgaria, Austria y Hungría.