La Región

SUCESO

La vivienda tiroteada en Castrelo fue alquilada con documentación falsa

Los agentes alertaron de lo sucedido a los centros sanitarios ante la sospecha que alguno de los participantes en el tiroteo precisa asistencia médica al ser alcanzado por una de las balas.
La vivienda, en Castrelo de Miño, continuaba este miércoles precintada (MARTIÑO PINAL).
La vivienda, en Castrelo de Miño, continuaba este miércoles precintada (MARTIÑO PINAL).
La vivienda tiroteada en Castrelo fue alquilada con documentación falsa

La casa del pueblo de Prado (Castrelo de Miño) en la que se registró en la noche del pasado lunes un tiroteo continuaba este miércoles precintada por la Guardia Civil. El inmueble fue alquilado hace más de dos meses por un varón que, según fuentes de la investigación, se identificó con documentos falsos, lo que está dificultando su localización.

El Instituto Armado lo busca en todo el territorio nacional como pieza clave para esclarecer los motivos que desencadenaron el tiroteo y si el inmueble estaba siendo utilizado como tapadera para actividades delictivas. "Ahora mismo, todas las hipótesis están abiertas", apuntaron fuentes de la investigación.

Los agentes alertaron de lo sucedido a los centros sanitarios ante la sospecha que alguno de los participantes en el tiroteo precisa asistencia médica al ser alcanzado por una de las balas. Los investigadores avalan esta hipótesis en los restos de sangre que recogieron sobre la carretera.

El tiroteo se produjo sobre las 23,00 horas después de una discusión en el interior de la vivienda. La Guardia Civil sitúa en la zona a cinco personas, los dos inquilinos de la vivienda y otras tres que llegaron al lugar en dos vehículos, un Mercedes y un Renault Clío. 


Ventilación


La Guardia Civil tiene previsto realizar una inspección ocular en la vivienda, pero está a la espera de que se ventile, dado que no descartan que los inquilinos esparcieran productos químicos para eliminar huellas. Los bomberos realizaron mediciones de monóxido de carbono en la madrugada del martes (dieron negativo) después de que los guardias civiles resultasen intoxicados al acceder al interior.

El inmueble es conocida por la Guardia Civil, dado que el vecino de la vivienda contigua intentó hace justo un año asfixiar y acuchillar a su padre mientras este dormía. Los agentes también precintaron entonces el inmueble.