Ourense

31 detenidos en Galicia, 18 en Ourense, en el marco de la "Operación Neón" contra el tráfico de drogas

Ourense

Tráfico de drogas

31 detenidos en Galicia, 18 en Ourense, en el marco de la "Operación Neón" contra el tráfico de drogas

Las últimas detenciones en la provincia ourensana tuvieron lugar el diciembre pasado cuando la Policía Nacional arrestó a cuatro varones y una mujer

La Policía Nacional ha culminado la denominada Operación Neón contra el tráfico de drogas tras una larga investigación, que en la provincia ourensana comenzó en el 2018, y que se ha saldado con 31 personas detenidas como presuntas responsables de delitos de tráfico de drogas y de pertenencia a grupo criminal.

Las detenciones, con personas de hasta ocho nacionalidades distintas. se han realizado en diferentes localidades de Galicia y Castilla y León. En Ourense han sido 18 los arrestados, tres de ellos en prisión. Los últimos detenidos; cuatro varones y una mujer; fueron localizados en diciembre del año pasado.

El total de la droga intervenida alcanza los 1.450 gramos de cocaína, 865 gramos de marihuana, 105 gramos de hachís. Asimismo, los agentes intervinieron más de 42.000 euros en metálico, dos vehículos uno de ellos de alta gama, 20 básculas de precisión, 4 armas cortas, 305 cartuchos de armas cortas sin detonar , un arma larga, una pistola eléctrica, 1 fusil de asalto simulado, 26 teléfonos intervenidos, 23 balanzas de precisión, una prensa hidráulica, 6 envasadoras al vacío, así como diversas armas blancas, puños americanos y dagas, entre otros.

La operación se desarrolló en 6 fases y se efectuó mediante la colaboración de  los agentes de la Comisaría de Santiago con funcionarios pertenecientes a los Grupos de Estupefacientes de la Comisaría Provincial de Ourense y de León, así como de la Jefatura Superior de Policía de Galicia. La investigación fue dirigida por la titular del Juzgado de Instrucción número UNO de Órdenes, que decretó el ingreso en prisión de 9  personas del total de 31 detenidos.

El inicio del operativo se remonta a los últimos meses del año 2018,cuando los agentes centraron sus pesquisas en uno de los principales investigados, que regentaba varios clubes de alterne próximos a Santiago de Compostela. El detenido aprovechaba la relativa privacidad que aporta este tipo de negocios para presuntamente traficar con la venta de cocaína al menudeo.

Tras investigar a otro de los proveedores del varón, los policías lograron desarticular una importante red dedicada a la venta de sustancias estupefacientes en Ourense. Durante la investigación se pudo comprobar que dicha organización llegó a realizar contactos con Portugal, Marruecos y la ciudad de Sevilla, llegando incluso a detectar que uno de sus cabecillas llegó a dirigir transacciones de cocaína desde la República Dominicana. 

Modus operandi

Los agentes indican que la duración temporal de la operación y la complejidad de la misma se debe al "modus operandi" del principal investigado, que operaba ganándose la confianza de un proveedor determinado para que "le dejara la sustancia estupefaciente de manera fiada y justo antes de que la deuda contraída con el mismo fuera demasiado elevada, buscaba un nuevo proveedor al que realizarle la misma jugada", explica la Policía Nacional.

A raíz de su comportamiento las autoridades abrieron distintas líneas de pesquisas, cada una de ellas con una red de contactos independiente y "sin vinculación directa de unas con otras, siguiendo una estructura de tipo radial". Esto permitió a los agentes identificar a presuntos proveedores de cocaína en localidades como Sigüeiro, Santiago de Compostela, además de en  Ourense.

Sigüeiro

En este municipio los agentes de la comisaría compostelana detuvieron a 5 personas y desmantelaron un importante punto de venta de cocaína, que abastecía a clientes  Sigüeiro, Oroso, Órdenes, Cerceda y Santiago. Asimismo, sus ramificaciones extendían su ámbito más allá de Galicia llegando incluso a León y Palencia, ciudades en las que ya contaban con personas para distribuir los estupefacientes.

Santiago de Compostela

En la capital gallega los arrestados ascienden a 8 personas, entre los que destacaban tres proveedores distintos del investigado y gerente de un club de alterne, así como otro proveedor y vecino de la localidad de Bandeira al que los agentes sitúan en un escalón superior a los anteriores.

Cuatro de los detenidos ingresaron en prisión, tras comprobarse que disponían de todo un entramado para distribuir la mercancía por diferentes barrios de la ciudad, y que incluso contaban con contactos en Alemania para hacer llegar la droga allí.