Ourense

El buen tiempo y el puente llenan la ciudad de turistas

Ourense

TURISMO

El buen tiempo y el puente llenan la ciudad de turistas

Las termas de Outariz fueron uno de los puntos más visitados.
photo_cameraLas termas de Outariz fueron uno de los puntos más visitados.

Los visitantes se dejaron ver por el centro histórico y disfrutaron de la zona termal toda la jornada

Tras varios días de cielos nublados, grises y con lluvia, Ourense disfrutó por fin de una jornada soleada y de altas temperaturas, una situación que se repetirá durante toda la semana, en la que se espera que las máximas estén siempre por encima de los 25 grados. La llegada del buen tiempo y el puente festivo -mañana es el Día das Letras Galegas- contribuyeron a crear el cóctel perfecto para llenar los principales puntos turísticos de la ciudad durante toda la jornada dominical, una situación constatada por los hoteles de la ciudad y su entorno, que rozan el pleno de ocupación desde el pasado viernes, con la mayoría de las reservas de visitantes gallegos o de Madrid y Asturias.

Enclaves como las termas de Outariz fueron recibiendo el goteo continuo de visitantes, tanto foráneos como ourensanos, durante las primeras horas del día. Bañadores, bikinis y toallas salieron del armario para disfrutar en pareja o en familia tanto de las aguas termales como de un buen baño de sol. El estacionamiento de Outariz estaba también repleto de autocaravanas, la mayoría llegadas desde otros puntos de la comunidad gallega, aunque también desde Portugal, un perfil de turista que llega atraído por el termalismo, pero que aprovecha también para desplazarse al centro de la ciudad, algo que hicieron, por ejemplo, el ferrolano Ángel Flores y su mujer. "Es un sitio con una zona histórica muy bonita y también unas pozas muy saludables, ¿qué más se puede pedir?", confiesa.

El Casco Vello se convirtió también en el otro punto de mayor afluencia de la jornada dominical, donde los turistas no quisieron perder la oportunidad de conocer la riqueza del entorno de As Burgas, una de las señas de identidad de la ciudad, la Catedral o la Praza Maior, punto final del recorrido del tren turístico que recorre la ciudad desde la zona termal, que viajó con una alta ocupación durante toda la jornada.

El buen tiempo supuso también un revulsivo para la hostelería de la zona histórica. Las mesas en terrazas de la Praza Maior apenas duraban vacías unos instantes hasta que se ocupaban para refrescarse con un aperitivo, para después disfrutar de la gastronomía típica gallega por toda la zona histórica, en la que muchos locales que habitualmente cierran los domingos, no dudaron en levantar la persiana para aprovechar el filón turístico de este puente de las Letras Galegas.

"En la calle de los vinos lo pasas muy bien", afirma Benito Franco, que llegó desde Bueu. Contribuyó también a generar movimiento en la ciudad la última jornada del I Festival 
Food Truck, en el Xardín do Posío.

Comentarios