La Región

ENTROIDO 2019

La ciudad despide el Entroido con fuego y entre un baño de lágrimas

El Enterro da Sardiña, que llegó este año cuatro días más tarde por el tiempo, convirtió las calles del centro en una gran troula, pero teñida de negro

La ciudad despide el Entroido con fuego y entre un baño de lágrimas

¡Y el Entroido dijo adiós a la ciudad! Entre lágrimas y lamentos, los ourensanos despidieron este sabado uno de los más multitudinarias fiestas de los últimos años, en un Enterro da Sardiña con el que se deja atrás la troula de semanas, y que se celebró más tarde de lo habitual, y no el Miércoles de Ceniza, debido a las condiciones meteorológicas. 

Las calles de la ciudad se tiñeron de negro por unas horas para enterrar a la sardina, uno de los festejos más arraigados, con el que se simboliza el fin del Entroido y la vuelta al orden. 

Las viudas lloronas acompañaron a la sardina en su recorrido hasta la Praza Maior, donde fue incinerada, junto a autoridades civiles, militares  y religiosas, que oficiaron el entierro.  En el camino, coplas y responsos de la comitiva, recordando algunos de los mejores momentos de esta edición de Entroido. Los llantos de las viudas llenaron de tristeza las calles, pero lo contrarrestó la charanga Nova de Terras de Trives. 

Después de la quema del "peixe"  los fuegos de artificio dieron el final definitivo y trasladaron la troula, aprovechando la jornada de sábado, a las calles del Casco Vello, donde la fiesta consiguió alargarse hasta altas horas.