Ourense

El Concello estudia bloquear el acceso en coche al Paseo desde Concordia y Progreso

Ourense

MOVILIDAD

El Concello estudia bloquear el acceso en coche al Paseo desde Concordia y Progreso

Para evitar el carga y descarga, el paso en coche se haría solamente desde el parque de San Lázaro

La ciudad afronta los últimos días tal y como la conocen sus vecinos en términos de movilidad. A finales de este mes, la rúa Concordia dejará de ser accesible para todos los vehículos y se limitará a servir de calle para carga y descarga, desde la cual el gobierno local espera  que los repartidores se desplacen hacia el Paseo, ya no en coche, porque esta arteria peatonal podría ser bloqueada –literalmente– para los  vehículos, para limitar la entrada de coches a través de parque de San Lázaro.

Y es que el plan que estudia el Concello pasa por dejar al Paseo 100% libre de coches de carga y descarga, que complican habitualmente el tránsito de los viandantes, y limitar el acceso a los tres garajes privados y el parking público a través de la entrada de San Lázaro.

 Para ello, el gobierno local estudia la colocación de maceteros en la esquina entre Concordia y Paseo, enfrente de la sede del antiguo Banco de España; y otro en frente de los jardinillos del Padre Feijóo, para evitar el paso a los que vengan de Progreso.

 Los planes, desvelados por el alcalde de Ourense, Gonzalo Pérez Jácome, preparan tres fases diferentes. La primera de ellas se pondrá en marcha en las próximas semanas y pasa por restringir el tráfico en el acceso a Concordia desde Progreso, controlado en un inicio por agentes de la Policía Local, pero en el futuro por cámaras con lector de matrícula, según se recoge en el Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS).  Una vez que esta calle quede monopolizada por peatones y vehículos de carga y descarga, se pretende reducir a estos últimos en el Paseo, "mejor restringiendo el paso que con multas", dice el regidor. 

Eso pasaría por una segunda fase  con la colocación de maceteros que impidan el paso y obliguen a los coches que vayan a garajes y parkings a usar la entrada al Paseo por el parque de San Lázaro, previo paso por Xoán XXIII.

Esta medida impediría el paso tanto del carga y descarga como del tren termal, que , según Jácome, son los que "destrozan las baldosas" en el Paseo. 


Tren termal, fuera de Vinos


El gobierno local también quiere sacar de los Vinos el tren termal, ya que accede por la rúa Santo Domingo dirección Praza Maior. "No es normal que cuando llega el tren la gente se aplaste contra la pared para dejarlo pasar; tendrá que ir por Progreso", apuntó Jácome. 


La retirada de los bolardos será "inmediata", al haber más policías


"Hay que aplicar la ley, hasta ahora no hemos sido estrictos, no hemos hecho antes lo de Concordia por esperar a los nuevos policías, porque sin agentes no se puede hacer", dijo el alcalde. Ahora, promete empezar a desarrollar todas las iniciativas que había prometido en materia de movilidad. Una  de las "inminentes" es la retirada de los bolardos que restringen el paso al Casco Vello, y que inicialmente se había propuesto retirar ya antes del pasado otoño. "Es una reivindicación histórica, se hará sí o sí", insistió ayer Jácome. Para sustituirlos, se prevé ocho cámaras de lectura de matrículas en el entorno del Casco Vello.

Esto es uno de los primeros pasos de una hoja de ruta del plan de movilidad, que contempla invertir el sentido de la avenida de La Habana y Celso Emilio Ferreiro, y utilizar esta última vía como vía de paso de una ronda de circunvalación con inicio y final en Progreso, pasando por avenida de Zamora Pena Trevinca y Emilia Pardo Bazán, con un gran parking subterráneo que irá desde rúa Coruña hasta la Emilia Pardo Bazán y dotará a la ronda de aproximadamente 750 plazas. 

También se contempla otra circunvalación en Ervedelo. avenida de Portugal, Marcelo Macías con sentido único e implantación de carril bus.

Otro de los planes es la construcción de aparcamientos disuasorios en los barrios y un parking  en el subterráneo de las rúas Dalí y Vila Real.