Ourense

El Paseo sigue de compras

Ourense

comercio

El Paseo sigue de compras

Jesús acomete obras de reforma en la calle del Paseo y mientras atiende en la calle Juan XXIII.
photo_cameraJesús acomete obras de reforma en la calle del Paseo y mientras atiende en la calle Juan XXIII.
La calle del Paseo es el océano comercial de la ciudad. En él no solo navegan los trasatlánticos, sino embarcaciones menores con bandera local. Algunas enseñas se van, pero Jesús va a contracorriente y amplía su tienda hasta duplicar espacio.

Una importante empresa ourensana que tiene un local en la calle del Paseo recibe, "aproximadamente cada mes", carta de consultoras inmobiliarias para que, en el caso de que abandonen la actividad, "garantizar una gran rentabilidad en el alquiler" si se arrienda a empresas foráneas. Así lo reconoce su propietario. Es decir, la arteria comercial de la ciudad sigue siendo objeto de codicia por parte diferentes enseñas. Hay lista de espera para venir al Paseo. 

La calle sigue siendo un trasiego de persianas que se abren, pero también puertas que se entornaron para cerrar. Calzados Marypaz, en la entrada a las Galerías Centrales ha dicho hasta aquí hemos llegado y ha puesto fin a su estancia en la zona. La cadena está en plena redefinición de su modelo de negocio después de ser adquirida por el fondo de inversión australiano Macquarie.

A su lado, Amichi —una cadena textil en crisis— cerró hace ya meses pero el local que ocupaba acaba de ser alquilado, como reza un cartel de su escaparate. Frente a H&M están de estrena Mayoral y Women Secret, dos marcas que han tenido que esperar "más tiempo del necesario por culpa de la burocracia municipal", como aclara una fuente conocedora del proceso.

Pero también el comercio local hace sus apuestas. Jesús, una de las señas de identidad de la calle del Paseo acomete una importante reforma en su establecimiento. La propiedad adquirió el piso superior a la tienda y con ello ganará más espacio. Luis Alberto Martínez, gerente del establecimiento, asegura que la futura tienda "nos dará más espacio, más comodidad y volumen, y se podrá atender al cliente con más desahogo". En la actualidad el comercio tiene 220 metros cuadrados y pasará a tener 400.

"Hay que seguir avanzando", dice el gerente de la firma ourensana, una de las enseñas locales de la zona

Como quiera que la reforma y ampliación se hará sobre un edificio protegido el espacio deberá conservar determinados elementos ya no solo estructurales sino también ornamentales, entre ellos la fachada o la galería de entrada. Las obras durarán unos siete meses, según cálculos que hace la propiedad. Durante ese tiempo atenderán en un local en la calle Juan XXIII, en la esquina con la calle Concejo, de 130 metros cuadrados y dos plantas.

Luis Alberto Martínez reconoce que la inversión es arriesgada pero necesaria. Observa con pesadumbre como "el futuro de la ciudad parece negro, con despoblación y envejecimiento". Añade que Ourense sigue confiando parte de sus soluciones a la llegada del AVE, "pero nuestra cobertura de ventas trasciende a la ciudad", porque muchas de sus operaciones tienen otro destino. En todo caso, el gerente de Jesús lanza un mensaje optimista ante el reto del sector: "Hay que seguir avanzando", sentencia con convicción.

Pero la mayor parte de los locales de la calle del Paseo siguen siendo coto de grandes cadenas capaces de hacer frente a las exigencias de precios de los caseros, con escaso margen para el regateo porque saben que son propietarios de "un billete de lotería premiado", como un día dijo un intermediario del sector inmobiliario.

Las franquicias y cadenas siguen ganando terreno pero cada vez los márgenes de venta son más estrechos. También ahí el reparto de cargas es desigual: el comercio local tiene menor músculo financiero para el negocio. Otra cosa es la capacidad de seducir al cliente.