La Región

PROVINCIA

Fegamp y Xunta acordaron crear una bolsa de socorristas para la provincia

Los concellos reconocen que tienen problemas para cubrir las plazas en piscinas y zonas de baño
 

Alfredo García -izquierda- y Alfonso Rueda -centro-, Marta Fernández Tapias y Santiago Villanueva -de espaldas-.
Alfredo García -izquierda- y Alfonso Rueda -centro-, Marta Fernández Tapias y Santiago Villanueva -de espaldas-.
Fegamp y Xunta acordaron crear una bolsa de socorristas para la provincia

La escasez de socorristas está complicando la apertura de las piscinas en muchos concellos, un problema que puede desaparecer el año próximo con la creación de una bolsa de estos profesionales. A esta solución llegaron ayer el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda; el presidente de la Fegamp (Federación Galega de Municipios e Provincias) y alcalde de O Barco, Alfredo García; el director xeral de Emerxencias, Santiago Villanueva, y la directora xeral de Administración Local, Marta Fernández-Tapias.

Antes, empresas y concellos deberán trabajar a fondo para encontrar socorristas que atiendan las piscinas que gestionan durante los meses de verano. La más que posible causa de esta situación reside en su obligación de pasar por la Academia Galega de Seguridade Pública (Agasp) de A Estrada. A los aspirantes les supone un gasto de aproximadamente 1.300 euros, que muchos no pueden afrontar, sobre todo pensando en que solo trabajarán poco más de dos meses, durante el verano, según fuentes consultadas por este diario. Esta situación desembocó en que algunos concellos se vean incapaces de cubrir la subvención de la Xunta para contratar socorristas.

A su vez, la Xunta asegura no encontrar explicación a esta falta de socorristas. Fuentes de este organismo afirmaron que son más de 5.000 las personas registradas, cuando las plazas demandadas oscilan en torno al millar.

"Tenemos dos socorristas para los días de descanso. Estamos rezando para que nadie se ponga enfermo", explicaron en la empresa Mantesil, una entidad que lleva una docena de piscinas del oriente provincial (entre ellas las de O Barco y A Pobra de Trives), El Bierzo y Ourense.

En Viana do Bolo, el alcalde, Secundino Fernández, afirmó haber tenido problemas para encontrar un socorrista en 2018, problema que volverá a afrontar cuando el 1 de julio convoque la contratación del de este año. "O ano pasado foi complicado; este ano imos ver", comentó ayer. La contratación es subvencionada por la Xunta y, a su vez, la empresa adjudicataria del servicio aporta otros dos.

Un joven que veranea en Manzaneda viene solucionando el problema de este Concello durante los últimos años, según explicó su alcalde, Amable Fernández. "Estará os dous meses, os sete días da semana, entre as 12,00 e as 20,00 horas", indicó.

En Celanova, la nueva corporación también se ha visto obligada a lidiar con este problema que afecta a toda Galicia y ha provocado un retraso en la fecha prevista de apertura de la piscina municipal. Aunque en el Concello cuentan ya con las dos personas que ejercieron estas tareas el pasado año y que disponen de todas las acreditaciones necesarias, están pendientes de formalizar la contratación de un tercer trabajador para proceder a la inauguración de la campaña estival.

En estos momentos, el Concello de Verín se encuentra en fase de selección de socorristas y desde el ente local comunican que no hay escasez de personal. Siempre se cubren bien las plazas, salvo que haya renuncias. Actualmente hay cuatro plazas para socorristas con ocho admitidos y en fase de baremación.

En Xinzo las piscinas abrieron el pasado 8 de junio y es una empresa privada -Saudeter- la que se encarga del personal para el servicio de socorrismo. Por este motivo, desde el concello, que se encarga del mantenimiento de las instalaciones, dicen que no hay problemas en este sentido.

Desde el Concello de O Carballiño señalan que "las piscinas municipales vienen funcionando desde hace prácticamente una semana con un equipo de cinco socorristas", aunque matizan que "en nuestro caso no hemos tenido problema porque la gestión está adjudicada a una empresa, que es la que se ha encargado de hacer las contrataciones". Añaden que "si lo hubiera tenido que hacer el Concello, hubiera habido más problemas".