La Región

REVUELTA DEMOGRÁFICA

Mejora de internet o productos a precios justos, claves para el rural

Desde diversos ámbitos apuntan a las administraciones para que pongan freno a la despoblación con leyes adecuadas

Laura Lorenzo, de Daterra Viticultores, en Manzaneda, donde elabora sus vinos.
Laura Lorenzo, de Daterra Viticultores, en Manzaneda, donde elabora sus vinos.
Mejora de internet o productos a precios justos, claves para el rural

La preocupación por la situación que padecen las poblaciones del rural, y especialmente las provincias que hasta hace escasamente unas décadas tenían su base económica en la agricultura y la ganadería, como es el caso de Ourense, se hacía palpable el pasado fin de semana en la marcha de "La España Vaciada" en Madrid reclamando acciones reales de las distintas administraciones contra este problema.

A siete días vista de esa marcha, representantes de diversos ámbitos de la sociedad ourensana, estrechamente vinculados al rural, apuntan algunas posibles fórmulas para poner freno a la sangría demográfica y revitalizar el rural. La coincidencia en algunas de ellas (mejora de servicios, ampliación de la red de acceso a internet o mejores precios para los productos elaborados en el agro para que sea rentable apostar por el rural) es prácticamente generalizada, aunque cada experto aporta su propio matiz.

Beatriz Martínez, gestora del programa Leader en la Asociación de Desenvolvemento Rural da Comarca de Ourense (Adercou), entiende que todo debe pasar por "a dispoñibilidade dos terreos e que económicamente as iniciativas no rural sexan sostibles económicamente e permitan vivir con calidade", pero eso "vai unido da man de servizos para a poboación comunicacións, transporte, educación, sanidade… non poden ser zonas onde todos estos servizos estén ausentes".

En este mismo sentido coincide Lorinda Fernández, presidenta de la Agrupación Miño en Ourense: "Que habitantes de núcleos del rural tengan que recorrer kilómetros para acceder a servicios básicos, como sanidad o trámites administrativos o bancarios, que solo tienen en la ciudad, no es la mejor fórmula para asentar gente en el rural".

Desde el Club Financiero de Ourense (CFO), Benito Iglesias ve imprescindible, "dentro de los ayuntamientos mas reducidos en cuanto a población se refiere, aglutinar y focalizar los servicios públicos y privados en los núcleos de población con mayores posibilidades económicas y sociales buscando así su viabilidad y permanencia en el tiempo".Añaden desde el CFO que "es inviable dar servicios completos a un Ourense con 2.599 núcleos de población, 3.691 entidades singulares y con una población diseminada que deriva en que cientos de pueblos no lleguen a estar compuestos por mas de tres vecinos".El acceso a internet es otro de los aspectos que se consideran prioritarios por parte de los consultados. Carlos Basalo, de Unións Agrarias, apunta, de hecho, a "establecer los mismos servicios en el rural que en las ciudades, por ejemplo internet. Aún hay sitios en que funciona mal el teléfono y muchos en los que no hay conexión a internet".


Internet


Ana Canal, de la Asociación Lirio do Xurés, explica que los emprendedores que apuestan por implantarse en el rural deben contar con los servicios necesarios para que las nuevas generaciones se establezcan en un sitio, como pueden ser "boas conexións de internet". Canal centra sus esperanzas en que la gente más joven decida quedarse y "emprenda" proyectos empresariales. Para eso, "hai que apostar por novas iniciativas".

También se refirió Carlos Basalo a las carencias sanitarias que sufre el rural, obligando a la población a recorrer grandes distancias y en ocasiones para acudir a un PAC en precario, con escaso material y falto de personal, por eso insiste en que "no se retiren los servicios sanitarios". Otra medida para que mejore la situación en el rural sería la de "una fiscalidad favorable para la gente que vive y trabaja en el rural. Es necesario diferenciar la fiscalización en favor de los que están en el rural. Hoy no existe esa fiscalización específica".

Otra de las patas que se apuntan desde las comarcas es la del empleo. El presidente de la asociación comercial "Celanova Chea", Jorge Cardoso, considera como "prioritario" para fijar población en el rural "generar empleo buscando empresas que puedan afincarse en la zona". Una de sus propuestas concretas sería que los ayuntamientos dispusiesen de una figura "encargada de buscar líneas de negocio".

En este sentido, el técnico de Cultura en el Concello de Celanova, Antonio Piñeiro, entiende que se debe "romper a roda" por la cual la inversión privada considera que el turismo no es rentable, al tiempo que la administración debe ofrecerles "proxectos realistas que poidan xerar valor engadido". En resumen, emplaza a la Administración a asumir "a capacidade de liderazgo" en cuanto al futuro de las zonas rurales.


Equilibrio


Por su parte, el investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Isidro García Tato, abogó por "equilibrar as actividades económicas" -en referencia a su comarca, la valdeorresa- y evitar monopolios como el de la pizarra, en el que "un sector fagocita aos demais".

Este equilibrio lo traslada García Tato al medioambiente, buscando un desarrollo sostenible. "A paisaxe é un ben para o turismo", que subraya que debe ser cuidado y trabajado. Coincide en resaltar este factor de la riqueza natural y medioambiental Antonio Rodríguez Corbal, del CDR O Viso, que pide "non esquecer o valor engadido do intanxible que achega o rural: a relación coa terra, a veciñanza, a hospitalidade, a relación co tempo ou a seguranza alimentaria". Todos ellos valores con un potencial todavía por desarrollar y que también pueden ayudar a fijar población en el rural.