Ourense

Mil trescientos pacientes fueron hospitalizados en casa en 2018

Ourense

sanidad

Mil trescientos pacientes fueron hospitalizados en casa en 2018

Ana Fernández Conde, enfermera, y Nancy Marra, supervisora de HADO, frente a los coches de la flota de la unidad.
photo_camera Ana Fernández Conde, enfermera, y Nancy Marra, supervisora de HADO, frente a los coches de la flota de la unidad.

El servicio atiende en la provincia, los 365 días del año, a los pacientes del 26% de los concellos

Desde 2003, el Complejo Hospitalario de Ourense (CHUO) cuenta con la Unidad de Hospitalización a Domicilio (HADO), que posteriormente se implantó también en el hospital de Valdeorras y en el de Verín –este último, en marzo de 2018–. El servicio atiende a aquellos pacientes que ya pueden ser dados de alta del centro sanitario pero que todavía precisan cuidados médicos y de enfermería especializados. 

Durante 2018, las tres unidades ourensanas trataron a un total de 1.300 pacientes, una cifra que podría aumentar gracias a las mejoras del Plan galego de Hospitalización a Domicilio, presentado por la Xunta el jueves y que cuenta con un presupuesto de 2,5 millones de euros. Tal y como anunció el presidente autonómico, las mejoras irán destinadas a cubrir el 100% del territorio gallego –por el momento, en la provincia el servicio cubre el 26% de los municipios– y a extender la atención a los 365 días del año –como ya sucede en el CHUO y en el CHUAC–. Además, se aumentarán los equipos, con 45 profesionales más a nivel Galicia, así como el número de coches de la flota sanitaria –en Ourense hay 7–.


Hospitalización "voluntaria"


Los pacientes atendidos en HADO escogen voluntariamente esta modalidad, tal y como recuerda Nancy Marra, supervisora de la unidad en el CHUO. "Usuario y familia han de aceptar esta modalidad asistencial", explica. 

Cada equipo, formado por un médico y una enfermera, atiende diariamente a una media de entre 5 y 7 personas por día, que se desplazan hasta el domicilio en un vehículo de la unidad. "Las visitas se realizan en función de la patología y de las necesidades del paciente, hay a usuarios a los que atendemos varias veces al día y otros a los que cada varios día", puntualiza Marra. "Tanto las demandas como la evolución del paciente pueden variar tanto la frecuencia con la que acudimos como el tipo de profesionales que lo atiende", apunta. Además de pasar revisión, ajustar tratamientos o dispensar tratamientos intravenosos, los sanitarios ofrecen la misma asistencia a los enfermos que dentro del centro hospitalario.


El envejecimiento y la dependencia, el perfil que aumenta


Aunque la tipología de los enfermos es "variada", según explican los profesionales, cada vez los pacientes están más marcados por el envejecimiento: "En los últimos años hemos observado como la cronicidad, la dependencia y la edad avanzada han ido perfilando a la mayoría de nuestros usuarios". De este sistema se pueden beneficiar personas en tratamiento oncológico, en cuidados paliativos, recién sometidos a procedimientos quirúrgicos o enfermos crónicos, entre otros. Además, el CHUO también cuenta con atención domiciliaria a pacientes psiquiátricos, la Unidad de Hospitalización a Domicilio de Psiquiatría (HADOP). Por el momento, este servicio pionero solo se presta en el hospital de A Coruña, en el de Santiago y en la capital ourensana. 


"El hogar es el mejor lugar terapéutico en muchos casos, para paciente y familia"


Aunque los profesionales son los que proponen la primera hospitalización a domicilio, según explica Nancy Marra, "casi la totalidad de los pacientes ingresados en nuestro servicio desean volver a hacerlo". Según las encuestas realizadas dentro de los tres hospitales comarcales, el 95% de ellos están "muy satisfechos" con la atención recibida en casa. 

"El domicilio es en muchos casos el mejor lugar terapéutico, ya que nos permite tratar al enfermo sin apartarlo de su entorno, dando una asistencia más personalizada", explica Ana Fernández Conde, enfermera de HADO en el CHUO desde hace 8 años. "Al paciente se le evita también el riesgo de infecciones y se le aporta un mayor bienestar psicológico", añade. Fernández también asegura que los familiares también se ven beneficiados de esta modalidad, ya que ven "menos alterada" su rutina y siguen "más directamente" el proceso sanitario. "Además, los profesionales sanitarios también aconsejan a las personas cercanas al paciente el manejo de las distintas situaciones que pueden atravesar.