La Región

OURENSE

Solidaridad por la tragedia en Taboadela: "No tenemos palabras"

Cuatro días después de la tragedia de Taboadela, la luz comienza a aparecer al final del túnel gracias al apoyo de los ourensanos. El CEIP de Seixalbo recoge estos días multitud de bolsas con ropa, mantas, pañales o cubertería.

Noelia Chavaud, en el centro, organiza la ropa con sus familiares, durante la tarde de ayer.
Noelia Chavaud, en el centro, organiza la ropa con sus familiares, durante la tarde de ayer.
Solidaridad por la tragedia en Taboadela: "No tenemos palabras"

A pocos metros de la zona en la que el fuego quemó su hogar, Noelia Chavaud, Nazaret Montes y su familia organizan las numerosas donaciones que han recibido durante los últimos días. Un bajo sirve así de almacén temporal: "La ropita de verano está en ese montón de ahí, allí la de cinco meses", le dice Chavaud a una de sus hermanas. Sus seres queridos se han volcado en ayudar al joven matrimonio, tal y como explican.

Entre las mesas se acumulan los objetos recibidos, como ropa, mantas, electrodomésticos, bañeras infantiles o comida. "No tiene uno palabras para explicar el agradecimiento", comenta Chavaud. Todavía faltan las donaciones de otras asociaciones que también han querido ayudar a la familia -como el club de fútbol de San Cibrao, la escuela Bule Bule o la asociación vecinal San Breixo-, además de aquellos que se acercan a su finca. "Aquello que recibamos y que a nosotros no nos sirva lo donaremos", recalca la afectada. La cuenta bancaria -con número ES1820800476123040016857- sigue abierta para recaudar fondos. "El sábado vamos a una casa, la dueña llamó porque la inquilina no quiere los muebles y nos los ofrece", apunta su cuñada, Mara Reis.


Aluvión de solidaridad


El escenario del Salón de Actos del CEIP de Seixalbo se ha convertido en un punto solidario improvisado desde el pasado lunes. "Non esperabamos reunir tanta cousa, claro que a xente é solidaria, pero isto é alucinante", explica Roberto Lloves, director del colegio. La familia de los afectados visita cada día el centro para recoger las numerosas donaciones.


La pareja declina la oferta del Concello de Taboadela de un piso en Carballiño


El Concello de Taboadela le ofreció el pasado miércoles al matrimonio afectado una vivienda de alquiler social en Carballiño. La pareja declinó la oferta, por la distancia: "Qué hago allí lejos de mis hermanos y del apoyo de ellos... Ya es difícil empezar de nuevo, mucho más en un sitio donde no conoces a nadie", dice Chavaud. En estos momentos no disponen de medios económicos -los ahorros se quemaron-, por lo que no podrían hacer frente al pago del alquiler. Además, su hijo mayor está escolarizado en Seixalbo: "Si fuese más pequeño aún bueno, pero con 9 años ya tiene sus amigos y nos preguntaría que por qué nos vamos de aquí a otro lugar".


"Xa chamou xente ao colexio para ofrecer mobles"


El CEIP de Seixalbo es uno de los puntos solidarios con la familia de Taboadela. Además de las donaciones de los familiares de los alumnos, el centro también recibe llamadas de diversos lugares. "Xa chamou xente ao colexio para ofrecer mobles. Chamou unha señora de Vigo que vai cambiar a cociña e que quere doar os electrodomésticos", dice el director, Roberto Lloves.