Ourense

Odisea en los paseos del Miño: “Esto así es intransitable"

Ourense

crónica

Odisea en los paseos del Miño: “Esto así es intransitable"

Varias zonas del Paseo del Miño, embarradas (JOSÉ PAZ)
photo_cameraVarias zonas del Paseo del Miño, embarradas (JOSÉ PAZ)
Las intensas lluvias de las últimas semanas han terminando de rematar el pésimo estado de los paseos del Miño, con tramos convertidos en grandes lodazales y con impresionantes charcos. 

La lluvia intensa de los últimos días tiene consecuencias en la ciudad. Los paseos son de los más afectados, como el del Miño, que ya estaba en mal estado y ahora cuenta con partes en la que la acumulación de agua dificulta el tránsito por los caminos. Además de estos charcos, el barro está muy presente en toda la ruta, dificultando la travesía a todos los ourensanos que salen a pasear.

Desde el Parque Ribeira de Canedo, el barrizal está presente a lo largo del camino. Allí se encuentra Antonio Pérez, que regresa de su paseo matutino. "Hay bastantes charcos y  está algo sucio, no se ve muy cuidado", señala. Es consciente de que es una situación difícil de controlar aunque admite "que lo podían limpiar un poco". Pese a ello se conforma, "es lo que queda en este tiempo", en referencia a este noviembre lluvioso.

Elvira Gómez es otra resignada ante el estado visible en el que se encuentra el paseo: "Hay que convivir con ello". Para Elvira, junto a todas las dificultades que origina el camino con charcos, se le suman las hojas: "Han caído muchas y no las recogen". Todo esto origina que  "sea peligroso andar por aquí", apunta esta vecina mientras hace ejercicio en los aparatos que tiene instalados el parque.

Con Elvira concuerdan Antonio Míguez y Paz Nogueiras ante la peligrosidad del estado del camino. "Es muy molesto, te tienes que desviar para no pisar el charco, pero al lado solo hay barro con el que puedes resbalar", apunta Antonio. Su mujer le da la razón y admite que "así no hay quien camine".

Para los deportistas es un hándicap el estado del camino. Antonio Diéguez regresa de correr esquivando los puntos con acumulación de agua y barro. "Pasa nalgunhas zonas, non en todas e só queda ir sorteando os charcos", cuenta resignado. Ante la situación admite que "é máis cómodo ir polas zonas en que están en bo estado e menos húmidas".


El parque de Reza cumple un año en semi-abandono


Justo un año después de que el parque de Reza abriese sus puertas, su aspecto va ganando en abandono. Este espacio verde, que se abrió como homenaje a las víctimas de la violencia de género,  la hierba seca del verano han dado paso al crecimiento de la maleza  favorecida por la  lluvia. Los caminos son un cúmulo de barro que dificultan el tránsito de los viandantes. "É unha zona pola que non se da pasado do embarrado que está", cuenta Isabel.


El viento derriba un poste del tendido telefónico en la rúa da Amizade


Los bomberos retiraron este martes un poste del tendido telefónico que cayó con el viento sobre la rúa de Amizade, entre el barrio de O Vinteún y la carretera de Barra de Miño.

Los efectivos, que acudieron al lugar tras ser alertados por vecinos, comprobaron que el tendido estaba sobre la calzada y fincas particulares, impidiendo el tránsito por la zona. El poste de madera cedió al tener ya defectuosa parte de la base de sujeción a la tierra.


Los vecinos acusan el "abandono" patente de estas rutas y la falta de mantenimiento


Los vecinos cargan con dureza contra la situación. "Justo veníamos comentando que es una pena como está todo esto", comenta Alfonso, de paseo junto a dos amigos. "Hay mucho que solventar, como que está sin limpiar", afirma. Uno de sus compañeros afirma que es necesario "mejorarlo mucho. Quieren potenciar la zona termal y lo que te encuentras aquí no es vendible", comenta. En general creen que esto, tal como se aprecia, "es intransitable".Si no cambia la situación abogan por algo radical: "Si no lo van a mejorar, que lo cierren", apunta Alfonso.

No fue la única incidencia a causa del temporal. El Servicio de Emergencias 112 gestionó durante la jornada un total de 14 incidencias en la provincia,  la mayoría por caídas de ramas de árboles. 

Más en Ourense