Ourense

Once detenidos en Ourense y Lugo por asaltos violentos en las dos provincias

Ourense

Narcotráfico

Once detenidos en Ourense y Lugo por asaltos violentos en las dos provincias

La banda ofrecía coches de lujo que no tenía en internet para captar compradores a los que citaba en descampados para robarles

La Unidad Orgánica de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Ourense y la de Lugo, en colaboración con la Policía Nacional de Monforte, desarticularon en la operación bautizada como Treilan-Emptio-Reigada una organización criminal que se había especializado en captar compradores de coches de alta gama a través de internet con el objetivo de asaltarlos y robarles el dinero, dado que exigían el pago del vehículo en efectivo. La banda utilizaba la violencia, llegando a retener y disparar a las víctimas si no cumplían sus exigencias e intentaban darse a la fuga.

Los agentes detuvieron a once personas (cuatro en Ourense, cinco en Monforte y dos en Sarria) dentro de un amplio operativo que establecieron en la mañana de ayer de forma simultánea en las citadas localidades. En lo que se refiere a la ciudad de Ourense, el despliegue policial comenzó pasadas las siete y media de la mañana -participaron 35 guardias civiles- en la carretera de A Granxa, Rabo de Galo y calle As Burgas, además de la autovía AG-31 (San Cibrao-Celanova). Este operativo finalizó a primera hora de la tarde con los cuatro detenidos y cinco registros en domicilios y coches, en los que los agentes se incautaron de abundante documentación. 

 

La Guardia Civil, además de los asaltos  violentos, investiga a los detenidos por robos con fuerza en viviendas, dado que la mayoría tiene antecedentes por delitos contra el patrimonio. De los cuatro detenidos en la provincia, dos hacía menos de 24 horas que habían sido puestos en libertad tras ser arrestados el pasado domingo, junto con otros tres cómplices, cuando asaltaban una vivienda en Vilamartín.

Los agentes de la Policía Judicial de Ourense y Lugo llevaban meses siguiendo los pasados de los detenidos, que trabajaban de forma coordinada y repartiéndose funciones para ejecutar los asaltos violentos. Iniciaron las pesquisas, que en Ourense están siendo coordinadas por el Juzgado de Instrucción 2, el pasado mes de septiembre tras denunciar una persona que cuatro individuos le habían robado dinero (20.000 euros) tras citarlo en las inmediaciones de Monforte para zanjar la compra de un coche de lujo.

La alerta saltó a finales del mes de noviembre cuando la banda ejecutaba un robo con las mismas características en Sarria. El pasado 6 de diciembre, los detenidos escogieron como escenario Gustei (Coles), donde agredieron a una pareja de asturianos y a una sobrina suya tras citarlos para venderles en vehículo por 26.000 euros.

Coche abandonado

Los asaltantes les robaron el dinero tras destrozarles el coche, dándose a la fuga en un vehículo que abandonaron a escasa distancia.

Las víctimas de este asalto declinaron hacer declaraciones argumentando que solo piensan en pasar página. El vehículo que utilizaron entonces los delincuentes  para escapar fue inspeccionado con detalle por la Guardia Civil ourensana. Los agentes no desvelaron ayer detalles sobre la investigación, pero el material intervenido entonces pudo ser determinante para esclarecer los asaltos, que generaron alarma en Coles, Sarria, pero sobre todo en Monforte, y desarticular la organización criminal.

Los detenidos protagonizaron  el pasado 20 de enero otro asalto violento en Monforte. La víctima un vecino de Burgos, de 37 años, al que robaron tras golpearlo. El burgalés intentó darse a la fuga, pero lo tirotearon en una pista. Tuvo que ser ingresado en un centro sanitario.

Los detenidos permanecían ayer en los calabozos de las comandancias de Ourense y Lugo a la espera de declarar en el juzgado. La operación continúa abierta y la Guardia Civil no descarta más detenciones.



Alquilaban coches y caravanas y las vendían

La banda desarticulada insertaba anuncios de coches de alta gama en internet, ilustrándolos con fotografías, a sabiendas de que no tenía los vehículos. Tras captar un comprador, exigían que el pago fuera en efectivo, y tras  citarlo en zonas descampadas para zanjar el trato acababan por  golpearlos para robarles el dinero. 

La Guardia Civil constató que alquilaron tres furgones y caravanas de alta gama par después venderlas simulando que eran suyos. Incluso se comprometían a resolver los trámites de Tráfico.