Valdeorras

Cae una banda en Valdeorras por narcotráfico y asaltos a casas

Valdeorras

Sucesos

Cae una banda en Valdeorras por narcotráfico y asaltos a casas

Tres furgones policiales en los que fueron trasladados los detenidos, en la entrada del edificio judicial valdeorrés.
photo_cameraTres furgones policiales en los que fueron trasladados los detenidos, en la entrada del edificio judicial valdeorrés.
Uno de los detenidos es una vecina de Vilamartín, que facilitó la entrada en la casa de sus padres para sustraer más de 300.000 euros

La Policía Nacional de Ourense desarticuló un grupo criminal que podría estar ligado a la mayoría de los robos con fuerza y violencia registrados en los últimos dos años en viviendas de la  provincia. Los agentes detuvieron a cinco personas al sorprenderlos in fraganti  apoderándose de más de 300.000 euros en la vivienda de un empresario de Vilamartín de Valdeorras.

Una de los detenidos es la hija del industrial, identificada como L.V.P, de 46 años, que facilitó a sus compañeros la entrada en la casa (le facilitó las llaves), además de darle instrucciones sobre el lugar en que se encontraba el dinero y la hora idónea en la que debían ejecutar el asalto, al mediodía del pasado domingo cuando sus padres se encontraban en la iglesia parroquial participando en misa.

Los cuatro detenidos restantes son  M.H., de 36 años; A.A., de 19; H.E., de 29 –los tres naturales de Marruecos y con domicilio en Valdeorras–, además de J.R.P., de 45 años y residencia en la ciudad.

Los agentes del Grupo de Estupefacientes de la Comisaría seguían los pasos de los detenidos desde finales del pasado año tras comprobar que trabajaban como grupo organizado, liderado por J.R.P.,  que se dedicaba al tráfico de sustancias estupefacientes, secuestros, robos con fuerza y "vuelcos" (robar droga a   narcotraficantes). Los investigadores los vigilaban de cerca y a finales de la pasada semana tuvieron conocimiento de que preparaban un robo con fuerza de forma inminente en una vivienda habitada de Vilamartín, en la que el dueño, un conocido empresario entre los viticultores de la comarca, guardaba más de 300.000 euros.

Cortando la caja fuerte

El Grupo de Estupefacientes estableció un amplio dispositivo en la citada localidad, en el que también participaron agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV), Seguridad Ciudadana y del Grupo de Operaciones Especiales (GOES). Estos últimos se desplazaron desde A Coruña. El dispositivo permitió sorprender a dos de los presuntos delincuentes en el interior de la casa cuando cortaban con una radial la caja fuerte para adueñarse del dinero.

Otros dos detenidos, entre los que estaba el presunto jefe de la banda, vigilaban en el exterior. Ambos, ante la presencia policial, intentaron darse a la fuga, obligando a los agentes a realizar varios disparos intimidatorios para poder reducirlos. Las detonaciones alarmaron al vecindario, que se percató de la presencia policial, aunque inicialmente la atribuyó a una  operación antidroga. La hija del industrial fue detenida cuando regresaba con sus padres de la iglesia. 

Los cinco prestaron declaración en la mañana de ayer en los juzgados de O Barco y quedaron en libertad, aunque en calidad de investigados como presuntos autores de un delito de robo con fuerza.

La Policía Nacional trabaja con la hipótesis de que los cinco detenidos perpetraron más robos con fuerza y violencia en los últimos dos años en viviendas y propiedades del rural ourensano. 

En la Comisaría de Ourense  declinaron ayer ofrecer detalles de la operación, argumentando que el juzgado decretó secretas las actuaciones.



Sin autorización para registrar casas y propiedades de los detenidos

Los agentes del Grupo de Estupefacientes, nada más dar por concluida la operación, solicitaron  en el juzgado de O Barco autorización para registrar viviendas y resto de propiedades de los cinco detenidos, pero el permiso, según pudo saber este periódico, no le fue concedida al oponerse la fiscalía.

Los detenidos prestaron declaración durante buena parte de la mañana de ayer en las instalaciones judiciales de O Barco. En la Comisaría declinaron valorar la negativa para realizar los registros domiciliarios y el argumento esgrimido por el ministerio público, pero el Grupo de Estupefacientes sospecha que los detenidos podrían esconder sustancias estupefacientes, armas, material y objetos que servirían para esclarecer robos en la provincia.

Tráfico de drogas

La Policía Nacional inició la investigación a finales del pasado año tras tener conocimiento de que uno de los detenidos  se desplaza con frecuencia a Valdeorras, descubriendo durante las pesquisas que viajaba a O Barco como líder de un grupo que presuntamente trafica con sustancias estupefacientes, llegando a robar la droga a los suministradores.

Los investigadores ya interceptaron al grupo a mediados del pasado mes de enero cuando regresaba de Pontevedra. Sospechan que transportaban un alijo, pero no practicaron detenciones al descubrir que no habían llegado a un acuerdo con los vendedores de la droga.