La Región

DESFILE

Adolfo Domínguez mira hacia la tierra en su nueva colección

Las calles del centro de la ciudad fueron el escenario del primer desfile de la firma en ocho años
Adolfo Domínguez mira hacia la tierra en su nueva colección

Habían pasado ocho años desde que los diseños de Adolfo Domínguez se subieron a la pasarela por última vez. En 2011, Cibeles sirvió de escenario para que el diseñador ourensano mostrase una colección de verdes, azules y siluetas marcadas. Ahora, ocho años después, Adolfo Domínguez ha fijado su vista en la tierra. No solo por haber elegido las calles del casco histórico de Ourense como pasarela, sino también porque toda la presentación de la colección ha establecido un vínculo entre moda y raíces. 

Así lo explica la consejera delegada de la firma, Adriana Domínguez, al precisar que "en el sector textil, estamos obligados a transformarnos constantemente, pero hay algo que para las marcas de moda de autor nunca cambia: nuestra esencia, nuestro origen".  Por eso, no había duda: "El lugar tenía que ser Galicia y el sitio, Ourense". Pero ourensano no ha sido solo el escenario, también los modelos, también elpúblico, también la atmósfera y también la esencia de la colección.

Aunque ninguno de los 60 modelos que desfilaron eran profesionales de la industria, entre ellos hubo rostros muy conocidos de la sociedad ourensana que recibieron grandes aplausos mientras cruzaban la plaza Mayor a ritmo de panderetas y pandeiros mostrando en primicia los nuevos diseños de la firma ourensana. Diseños en los que la tierra ha sido también la gran protagonista con la clara dominante de los colores del paisaje gallego. Marrones, beiges, verdes o negros completaron una paleta cromática en la que se diluyeron también los conceptos de género. Adolfo Domínguez apuesta en esta ocasión por líneas fluidas y prendas que pueden vestir tanto hombres como mujeres. 

De ello fueron testigo los 200 metros dispuestos para el desfile desde la plaza de San Martiño hasta la Praza Maior pasando por la rúa das Tendas y Arcedianos. Un recorrido circular en el que Adolfo Domínguez reivindicó la esencia de sus orígenes convirtiéndola en arte.


Prendas pensadas para todas las edades y todo tipo de cuerpos


Centenares de personas aguantaron los últimos golpes de sol de la tarde expectantes para conocer en primicia los nuevos diseños de la firma ourensana. Los comentarios de grandes y pequeños comenzaron tan pronto el propio Adolfo Domínguez hizo su entrada en la plaza Mayor. Poco después de las siete en punto, un grupo de pandereteiras anunciaba el inicio del desfile. Tras ellas, decenas de modelos no profesionales iniciaron el recorrido luciendo con orgullo las prendas pensadas para el otoño. 

Todas las edades y tipos de cuerpo estuvieron representados en el evento, tanto entre quienes desfilaron como entre el público, pues incluso los más pequeños quedaron hipnotizados con los ritmos tribales de la música tradicional que acompañó la poco más de media hora de duración del acto. Varias cámaras se encargaron de recoger cada detalle con el objetivo de realizar una producción audiovisual para difundir internacionalmente. Está previsto que eventos como este se repitan en el futuro en otros lugares del mundo.