Ourense

Un proyecto ourensano optimiza empresas a través de algoritmos

Ourense

Ourense

Un proyecto ourensano optimiza empresas a través de algoritmos

Raúl Casas explica este miércoles en la CEO un sistema que busca mejorar la eficiencia del proceso industrial 

Los algoritmos matemáticos pueden ayudar a prevenir anomalías y problemas en las cadenas de producción industriales o en el día a día de las empresas, un uso acertado puede traducirse en una optimización de los procesos industriales o de cualquier otra índole, y también son de elevada utilidad para administraciones e instituciones. Así lo señala el ourensano Raúl Casas, coordinador del equipo de científicos de datos y de estadísticos Dynamo, del que forman parte el también ourensano Brais González, Manuel Vahamonde y Paloma Castro. 

Esta idea de la modelización matemática de un problema para dar una solución al mismo tiene cada vez un campo más amplio de aplicación. Por ejemplo, en cuanto a las RPT de los concellos o administraciones (y análogamente a las propias empresas), con el objetivo de que sean lo más eficientes posibles. "A través de los datos que nos suministre una institución pública o una empresa en un aspecto como puede ser el de gestión de RRHH, lo que para un administrativo cualificado puede suponer  muchísimas horas de trabajo, para nosotros, una vez que dispongamos de los datos y apliquemos el algoritmo, cualquier modificación a posteriori que tenga lugar, la solución es cuestión de cero coma algo segundos", explica Casas.

Los algoritmos son también aplicables a otros campos, como el de la gestión de residuos. "Con un algoritmo de ruta se consigue hacer ese recorrido en el menor tiempo posible; es lo que se llama optimización, lo que supone un ahorro importante tanto de recursos humanos como materiales a la empresa concesionaria del servicio o el concello o mancomunidad correspondiente", apunta Casas.


Aplicación en la industria


Tiene igualmente  aplicación es la industria. "Imaginemos que tenemos una maquinaria con una serie de motores y una serie de sensores situados estratégicamente en el motor que nos suministran datos al segundo. Con todo esos datos y un modelo matemático podemos predecir cuándo esos motores podrían empezar a presentar problemas, con lo que podríamos anticiparnos a ellos y, de ese modo, no tener que parar la producción".Este tipo de algoritmos, señala, "ya ha sido testado en empresas,sobre todo del sector maderero".

Es la revolución 4.0 "que ya está aquí y mejora mucho la eficiencia tanto de empresas como de instituciones y administraciones", subraya Casas. Su equipo ofrece este miércoles, a las 19,30 horas en la CEO, unas pinceladas de lo que puede dar de sí este salto cualitativo en la gestión productiva, en las finanzas, la industria o el comercio.