Ourense

¿A quién quieres, a papá o a mamá?

Ourense

EN CLAVE - OURENSE

¿A quién quieres, a papá o a mamá?

El fuego purifica las almas y da empleo. El hormigón armado pasa por ser un buen maquillaje. Se escribe recto con líneas torcidas y se discute quién tiene razón, papá o mamá.

Lunes, 25 - Cien mil arriba, cien mil abajo 


La Región saludaba a sus lectores el lunes con un titular en el que decía que los hoteles de la provincia esperan superar el reto de los cien mil turistas este verano. Son nuestros cien mil hijos de San Luis, aquella expedición francesa que llegó a España en 1823 para echar una mano al antiguo régimen, apoyando a Fernando VII, echando por tierra (entre otras cosas) el trienio liberal. Ourense espera sus cien mil hijos de San Luis para que asiente el sector turístico, aún imberbe, por muy intencionadas (y a veces acertadas) de algunas de nuestras iniciativas. Esperamos una especie de colonización, de caravana al modo del oeste americano, buscando tierras fecundas y valles generosos. Ourense mira a la cantidad y por eso espera superar los cien mil turistas, no sé si a la calidad. Llegan muchos más a la provincia cada verano, seguro. Cientos acuden en autocar con la mochila, el agua, el bocata, la toalla, se bañan en la poza de Outariz y se van por donde vinieron sin dejar un chavo en caja. A lo mejor lo importante no es la cifra de los cien mil, sino quienes integran esa cifra. Porque también los cien mil hijos de San Luis, en realidad fueron 95.062 y consiguieron sus objetivos. 


Martes, 26 - Por fin una buena opción de empleo 


Ya está aquí el verano para echar una mano al empleo. Cada sociedad debe tener perfectamente identificados sus nichos de progreso, actividad económica y generación de empleo. Ahí Ourense nunca falla. No hay verano que nos pille con el paso cambiado, la previsión es uno de nuestros fuertes. Alguna vez intentamos cambiar el ritmo de los acontecimientos, torcerle la voluntad al progreso, pero no merece la pena. Ya lo dijo Robert Kennedy: "progreso es una bonita palabra, pero su motivador es el cambio, y el cambio tiene sus enemigos". Por lo tanto, para qué vérselas con el enemigo, mejor sucumbir. De ahí que la provincia apueste a pies juntillas por el bienestar y la riqueza a base de lo que mejor hacemos. El titular de la portada no era un epitafio, era una salvación: los incendios crearán este verano en Ourense 1.500 puestos de trabajo. ¿Quién va a renunciar a semejante nicho de empleo? Además, jamás falla. Venga como venga el verano, aquí siempre arde, por lo tanto siempre habrá empleo. Lo único de lamentar es que no arda todo el año. Multipliquen los empleos que se crearían. Seríamos una sociedad instalada en el pleno empleo. Con las manos y los pies tiznados, pero trabajando. Comprando alimentos en otras provincias porque el suelo es un erial, pero tendríamos dinero para pagarlos. Respirando aire contaminado por culpa de las llamas, pero tendríamos para mascarillas. Tendríamos un paisaje asolado que espantaría a todo el mundo pero podríamos poner pantallas de plasma recreando bucólicos rincones. Podríamos ser, en fin, bomberos y brigadistas para seguir apagando lo que quemamos. Y cuando ya no hubiese más material que echar al fuego, siempre nos podríamos quemar los unos a los otros. Es nuestro nicho de empleo. Nicho, nunca mejor dicho.


Miércoles, 27 - La disyuntiva del amor de la familia


El miércoles el Adif aún tenía cargos del PP y el Ministerio de Fomento ya tenía en el principal sillón a un peón socialista. Ese día el primer organismo creía viable acabar el AVE en el 2019 y Fomento lo dudaba. ¿A quién creen ustedes? Esto es como el dilema que se le plantea al niño: ¿A quién quieres más, a papá o a mamá? Expertos psicólogos infantiles aconsejan a los progenitores eludir esa cruel disyuntiva. En un artículo de la revista Muy Interesante un experto aludía a que lo habitual es que los niños digan que quieren por igual a padre y madre, aunque avances de investigadores estadounidenses revelan que nuestras neuronas toman la decisión en la respuesta y optan por los genes de uno de los progenitores. La carga de cinismo (o de eludir compromisos) que nos acompaña en asuntos políticos e institucionales suele aconsejarnos que digamos: a los dos, a Adif y Fomento, a sabiendas de que nunca hemos creído, ni creeremos, a ninguno. 


Jueves, 28 - Como el hormigón, pero el armado


El cemento es estratégico aquí. Algo la educación, menos la innovación. El hormigón es la mejor arma con la que combatimos aquí el atraso y la lupa con la que agigantamos la estulticia de los que teman decisiones sobre hacia dónde enviamos las hormigoneras. A falta de mejores apuestas por educación e innovación, todos salimos al balcón a ver si vemos pasar la hormigonera. Y no pasa. O lo hace tarde. El periódico denunciaba otra vez que las obras estratégicas de Ourense se retrasan como mínimo diez años. En este escenario, la estulticia a la que aludía asoma al momento. Los que hace quince días gobernaban denuncian parálisis de las inversiones. Los que ahora pisan moqueta, que la culpa es de los anteriores. El cemento armado por el que clamamos en las inversiones no reside en las infraestructuras, si en el rostro del político. Si no vale para las obras, sí para el maquillaje. 


Viernes, 29 - ¿De quién serán las culpas esta vez?


En la ciudad somnolienta, varios colectivos se desperezan y señalan la molicie municipal reclamando de una vez por todas un plan de urbanismo. En el Concello, nadie se da por aludido. Estarán pensando a quién echan la culpa, a sabiendas de que es toda suya. 


Sábado, 30 - Para acabar citando al Dalai Lama


Asuntos de la portada del periódico de lunes a sábado: sube el combustible, el turismo lo intenta, las infraestructuras se retrasan, los incendios generan empleo, casi un tercio de la población de la provincia vive de una pensión. Hay días que apetece citar al Dalai Lama: "Hoy he tenido suerte, me desperté, estoy vivo. Tengo esta vida valiosa y no la desperdiciaré".