La Región

PATRIMONIO

La Ribeira Sacra aspira a ser Reserva de la Biosfera en 2021

La candidatura ante la Unesco apuesta por el patrimonio natural de 23 municipios, cinco ourensanos

La Ribeira Sacra aspira a ser Reserva de la Biosfera en 2021

La Ribeira Sacra aspira a una doble conquista en la Unesco en 2021. A la candidatura a Patrimonio Mundial se añade ahora la de Reserva de la Biosfera, una condición de la que ya gozan seis espacios en Galicia (en Ourense, el Xurés). La Xunta presentó la candidatura a este reconocimiento internacional este jueves en Pantón (Lugo) y a partir de hoy el texto se somete al trámite de información pública.

El espacio que aspira a Reserva de la Biosfera lo abarcan 18 municipios lucenses y cinco ourensanos (Castro Caldelas, Nogueira de Ramuín, Parada de Sil, A Peroxa y A Teixeira). Además de la Ribeira Sacra, se incluyen las Sierras de Oribio y Courel. La conselleira de Medio Ambiente, Ángeles Vázquez, subrayó la importancia de esta candidatura para" reforzar y completar la protección de los elementos más singulares que conforman el patrimonio natural gallego y ayudar a fomentar el respeto por el medio ambiente".


El reto de 2019


Hoy se publica en el Diario Oficial de Galicia el documento que avala la candidatura y se abre durante un mes un periodo de información pública para que cualquier persona o entidad interesada en enriquecer la propuesta original pueda hacer sus sugerencias. Una vez evaluadas, se remite el documento a la Secretaría del Comité Español del Programa MAB (Hombre y Biosfera) de la Unesco. La Xunta espera culminar el proceso "este año", con el objetivo de obtener su declaración definitiva en 2021. "Conseguirlo sería un mérito de todos y la recompensa a más de dos años de duro trabajo", señaló Vázquez. 

Pablo Ramil, director del Instituto de Biodiversidad Agraria y Desarrollo Rural (IBADER), explicó los detalles técnicos. "Se trata de un territorio de excepcional valor en cuanto a sus componentes ambientales, paisajísticos y culturales, como demuestra su reciente declaración como Bien de Interés Cultural (BIC)", anotó.

La Unesco define las Reservas de la Biosfera como zonas en las que se fomentan "soluciones para conciliar la conservación de la biodiversidad con su uso sostenible, el desarrollo económico, la investigación y la educación". La Ribeira Sacra aspira a ello. 


Ayudas de 600.000 euros al “gran pulmón"


La responsable gallega de Medio Ambiente, Ángeles Vázquez, también anunció este jueves en Pantón una línea de ayudas específica para financiar actuaciones municipales que permitan poner en valor las reservas de la biosfera existentes en Galicia. Hoy se publica en el Diario Oficial de Galicia la convocatoria, que la Xunta cita como "pionera". Es la primera vez que el gobierno autonómico pone a disposición de los ayuntamientos estas subvenciones, dotadas para este año con una partida de 600.000 euros . La conselleira de Medio Ambiente que explicó que con estas ayudas, su departamento "quiere potenciar la figura de las reservas de la biosfera porque son un gran pulmón para Galicia y una parte fundamental de nuestro territorio a nivel natural, ambiental y también desde el punto de vista de la biodiversidad". El espacio del Gerés-Xures entre Ourense y Portugal podrá beneficiarse. 


Paisaje cultural  y naturaleza: dos retos diferentes ante la Unesco


La Ribeira Sacra aspira a dos candidaturas promovidas por la Unesco muy diferentes. Las zonas que abarca el territorio también difieren en el caso de la solicitud de Patrimonio Mundial y la de Reserva de la Biosfera. En el primer caso, Ourense tiene más protagonismo. La candidatura a Patrimonio Mundial abarca ocho municipios ourensanos (Castro Caldelas, Esgos, Montederramo, Nogueira de Ramuín, Parada de Sil, A Peroxa, A Teixeira y Xunqueira de Espadanedo), mientras que la candidatura a Reserva de la Biosfera solo incluye a cinco (Castro Caldelas, Nogueira de Ramuín, Parada de Sil, A Peroxa y A Teixeira).

Los criterios también difieren. En el caso de la candidatura a Patrimonio Mundial se realiza en la categoría de "paisaje cultural", mientras que el enfoque de Reserva de la Biosfera alude al patrimonio natural de la Ribeira Sacra.

Dos solicitudes en un año

En lo que sí coinciden ambas candidaturas es en los plazos. Entre septiembre y octubre, la Xunta prevé entregar a la Unesco la candidatura a Patrimonio Mundial. Según anunciaron este jueves en Pantón, la candidatura de Reserva de la Biosfera también se prevé entregar este año. La Xunta quiere conseguir en 2021, año estratégico para Galicia, ambos reconocimientos internacionales en una zona que no deja de crecer. 

La respuesta más inmediata que se espera de la Unesco, de seguir los plazos, será en febrero de 2020 a la candidatura de Patrimonio Mundial. A partir de ahí, arrancará el estudio y la decisión de aprobación de la candidatura. Xunta y municipios ya trabajan en los planes de gestión de la Ribeira Sacra.