Ourense

Francisco Marín: "La sequía ha sido un mal sueño, pero se repetirá, hay que combatir eso"

Ourense

entrevista

Francisco Marín: "La sequía ha sido un mal sueño, pero se repetirá, hay que combatir eso"

Francisco Marín, en su despacho de la CHMS.
photo_cameraFrancisco Marín, en su despacho de la CHMS.

Aunque todavía no tiene notificación alguna sobre el futuro, Francisco Marín es perfectamente consciente de que su mandato al frente de la Confederación Hidrográfica Miño-Sil tiene fecha de caducidad tras la moción de censura en Madrid.

Aunque todavía no tiene notificación alguna sobre el futuro, Francisco Marín es perfectamente consciente de que su mandato al frente de la Confederación Hidrográfica Miño-Sil tiene fecha de caducidad tras la moción de censura en Madrid. La sequía del año pasado, la reducción de la deuda del organismo o el estado del Barbaña son algunas de las cuestiones que han marcado su trabajo.

¿Llega a ser una obsesión mirar al cielo después de lo vivido?

Quizá el recurso agua no es una obsesión porque tenemos interiorizado que va a llover antes o después, pero la realidad es que la mayoría de la gente que me conoce y me para por la calle me hace comentarios relacionados con si llueve.

Llega el buen tiempo. ¿Asusta o estamos preparados?Ourense. 14/06/18. Entrevista a Francisco Marín, presidente de la Confederación Hidrográfica Miño-Sil.Foto: Xesús Fariñas

La situación es excelente, el nivel de las aguas embalsadas es muy bueno en el momento que tiene que ser, al principio del verano, estamos casi en el 90% de llenado y los ríos tienen un caudal circulante por encima de lo normal.

Ya ha llovido más que en todo el año pasado.

Tenemos que acostumbrarnos a convivir con el cambio climático, períodos largos de sequía y otros de mucha lluvia. ¿Va a llover menos? No, pero sí de distinta manera. Si queremos los mismos servicios con el agua, tenemos que hacer esa gestión distinta.

¿Y aprendimos?

Creo que sí. Cuando me reúno con mis colegas en Madrid y digo que incluso en Galicia hay sequía, es una cosa que desconcierta. El año 2017 llovió un 40% menos que la media, es muchísima agua. Hay que combatir eso con un uso más racional, hacerlo un hábito. Es posible que esa coyuntura del año pasado sea estructural. Es bueno interiorizar que ha sido un mal sueño, pero que se va a repetir.

¿Los concellos colaboran?

¿Qué alcalde no quiere que sus ciudadanos tengan los mejores servicios posibles? Lo que sí deben estar es preparados y la ley del plan hidrológico nacional ya exigía que las aglomeraciones de más de 20.000 habitantes tuvieran un plan y no lo hay.

¿Cómo están los ríos?

El 75% está en estado mejor que bueno, por encima de la media, pero nos preocupa el 25%. 

¿Cuáles son?

El embalse de As Conchas, el Barbaña, un río muy antropizado, con poca agua, polígonos industriales y eso hace que afloren los problemas de calidad y morfología, También la zona de la pizarra en Valdeorras también ha provocado una alteración. Pero si esto es así, también tenemos cuatro reservas naturales fluviales, ríos en muy buen estado

También hay que destacar lo bueno, entiendo.

Incluso hay que ponerlo en valor, para que la gente lo conozca. Hay dos reservas emblemáticas, las primeras internacionales en la UE, los ríos Troncoso y Leboreiro.

¿Todo esto puede servir también de empuje económico a Ourense?

Sin duda, los valores naturales y ambientales ligados al agua deben ser factores que influyan en el desarrollo.Ourense. 14/06/18. Entrevista a Francisco Marín, presidente de la Confederación Hidrográfica Miño-Sil.Foto: Xesús Fariñas

En Ourense, se dijo que se vivió de espaldas al río mucho tiempo.

La sociedad no tiene nada que ver con la de los años 80 y 90. Llevo 30 años en Ourense, cuando llegué se hablaba de hacer un bulevar en el Barbaña, ahora es impensable.

Hablemos del Barbaña.

Seguro que vamos a conseguir mejorarlo, estoy convencido, porque todos estamos involucrados.

¿Seguro?

Sí. Está a punto de firmarse un proyecto de estudio de la terminación de saneamiento del Barbaña para saber de donde vienen todas las aguas residuales y ver qué hay que mejorar en la estación depuradora y redactar el proyecto de la ampliación para que las aguas que se viertan al Barbaña tengan el mejor estado posible. La actual estación de Reza vierte aguas con calidad de baño, si conseguimos que la del Polígono haga igual, ya no habrá esa espuma y empezará a mejorar, será un antes y un después. Entiendo que el director general que sea firmará el contrato.

¿Puede afectar el cambio de Gobierno?

No debería, porque se ponen en riesgo 15 millones, de los que el 60% vienen de Europa. Después está la responsabilidad individual, que debe ir por la educación, que aquel que tire un plástico o una bolsa se tenga que ocultar, y luego la labor coercitiva, esa labor policial de comisaría de aguas.

¿No son accidentes lo que vemos periódicamente?

Creo que no, porque tienen una frecuencia temporal, es tan recurrente que está claro que no es accidental.

¿Y por qué?

Gestionar los residuos tiene coste. ¿Es más cómodo tirar una botella de aceite por el baño o llevarla a un centro? Es el coste del tiempo, almacenarlo, tratarlo. Cuando esté interiorizado que hay que hacerlo, nadie verterá salvo por accidente.

También se trabajó en un proyecto pionero con el Concello de Ourense.

El objetivo es poner una especie de peine automático, ensayarlo y si funciona, en la siguiente revisión de la gestión del abastecimiento, incluir esa tecnología para todos los aliviaderos del Miño, Lonia, Barbaña. Permitirá eliminar todos los residuos pequeños que ahora flotan a veces.

¿Todos estos proyectos tienen relación con la reducción de la deuda de la CHMS?

Por supuesto, hemos conseguido bajar una deuda desde los 60 millones a 5,4 en seis años, el 91% menos. Podemos permitirnos el lujo de hacer muchas cosas con fondos propios.

No tiene comunicación de su cese aún, pero es evidente. ¿Le da pena no impulsar algún proyecto?

Estoy satisfecho con lo que se ha hecho. Me hubiera gustado estar dos años más, ocho son lo propio de un puesto.

¿Deja una buena herencia?

Desde el punto de vista económico es fenomenal, desde el punto de vista de transparencia, también. Seguramente hay muchas cosas en el funcionamiento interno del personal que me gustaría haber conseguido. Objetivamente, los funcionarios de la Miño-Sil están peor pagados que en el Duero, Cantábrico o Tajo. Hay que corregirlo. Me queda en mi debe no haberlo conseguido.

¿Y la nueva sede?

No renunciamos a ella. Tenemos dos propuestas en firme. El solar en Ponte Lebrona es inviable por el planeamiento y tampoco creemos que sea el sitio adecuado. Yo he apostado por el Casco Vello o frente al Pazo Provincial, con varias casas abandonadas con las que tenemos cerrada la negociación de precios. Es importante y se va a conseguir.

¿Tiene la sensación de que la CHMS es el "coco" en muchos casos, el que evita proyectos?

Nosotros tenemos una normativa que aplicar. Zonas de autocaravanas, campings, no se pueden poner en sitios inundables . ¿Qué pasa? Que tenemos una presión urbanística sobre los ríos brutal. Al final, nos encontramos que cada vez que llueve hay inundaciones, llueve de manera diferente, las alcantarillas no son capaces de gestionar el agua y si seguimos asentándonos en espacio del río, mal camino. Alguien tiene que hacer ese labor de policía. Se puede entender como que protegemos a la sociedad, no como un "coco".