Un suizo hace piruetas en el aire con unas alas a reacción

El piloto suizo Yves Rossy, autodenominado el 'hombre-pájaro', tomó tierra ayer sano y salvo en paracaídas, en la localidad suiza de Denezy, después de completar un salto al vacío desde un globo aerostático a 2.400 metros del suelo y completar dos piruetas con sus alas a reacción. Rossy voló con unas pequeñas alas fijadas a la espalda, tras lanzarse al aire desde la plataforma integrada en un globo aerostático.
El 'hombre-pájaro' dedicó sus primeros minutos de vuelo a estabilizar el planeo para enfilar con las mayores garantías el ángulo que le permitió realizar dos cabriolas frente al globo aerostático del que se lanzó y que había despegado del pueblo de Bercher. Tras realizarlas, desplegó su paracaídas, que le ha acompañado hasta su toma de tierra en Denezy (al oeste de Suiza). '¡Ha sido fantástico!, el vuelo ha ido bien', comentó Yves Rossi.

Te puede interesar
Más en Sociedad