Tendencias

Lo que el reloj dice de tu personalidad

Tendencias

Lo que el reloj dice de tu personalidad

El reloj siempre ha sido un icono de distinción. En la actualidad se convierte en un elemento necesario, por lo que la mayoría de las personas incluso cuentan con más de uno. Esto es, porque al igual que el resto de las prendas, cada reloj debe adaptarse a cada contexto. 

El reloj se ha convertido en un complemento absolutamente indispensable en nuestro día a día. Al igual que dicen de los zapatos, el reloj es capaz de revelar rasgos de nuestra personalidad. Es por esto que la elección de un reloj adecuado es totalmente necesaria para controlar la imagen que queremos mostrar de nosotros mismos. 

Un símbolo de distinción desde el principio de los tiempos

Los primeros relojes fueron inventados por los egipcios. La idea era medir el tiempo con los medios que tenían a su disposición, por lo que usaron un mecanismo similar al reloj de arena, pero con agua, llamado clepsidra. Solo se conserva uno de estos relojes, diseñado para el rey Amenhotep I. Ya desde el principio de su historia el reloj se relacionó con el lujo.

Posteriormente el mecanismo fue cambiando, cada vez haciéndose más exacto, hasta que llegamos a los relojes automáticos. Los avances se enfocaron entonces en la precisión y en la reducción del tamaño. El primer reloj de pulsera se crea en 1812 por encargo de la Reina de Nápoles. Una vez más los avances en la medida del tiempo vienen de la mano de entornos acomodados, dado que el reloj era ya, en el siglo XIX, una distinción de la clase alta.

Esta característica no hace más que intensificarse, incluso llegando a convertirse en un símbolo familiar, que pasa de padres a hijos, con un valor emocional importante. El reloj de bolsillo pasa a ser una parte más del atuendo masculino, mientras que el de pulsera se reserva como complemento femenino. Estos límites se diluyen durante la primera guerra mundial, cuando los hombres comienzan a usar relojes de pulsera por la comodidad que ofrecía a la hora de llevarlo en el campo de batalla. 

Ya en estos periodos vemos nombres en la historia de la relojería que siguen siendo actores principales del negocio en la actualidad como el primer reloj de pulsera, que fue inventado por Cartier; o el primer reloj impermeable, desarrollado por Rolex. Desde su creación estas marcas han sido la garantía de la calidad de sus productos, que se han relacionado con la belleza formal y el buen funcionamiento de los aparatos, pero, sobre todo, con la idea de que son relojes para toda la vida. Paralelamente, nuevas firmas fueron apareciendo como Omega, Tissot, Tag Heuer... que continuaron con el desarrollo de productos de lujo; mientras que, más adelante, aparecieron otras marcas como Casio, Viceroy, Seyko o Lotus. 

Pese a que la historia de la relojería está marcada por estas firmas, los últimos avances llegan de mano de la tecnología, con los smartwatches o relojes inteligentes. Estos han supuesto una revolución en la relojería, pero más que para mirar la hora, están diseñados para ser una pequeña ampliación de nuestro Smartphone.

El reloj siempre ha sido, por tanto, un icono de distinción. En la actualidad se convierte en un elemento necesario, por lo que la mayoría de las personas lo utilizan, incluso en muchos casos cuentan con más de un reloj. Esto es, porque al igual que el resto de las prendas, cada reloj debe adaptarse a cada contexto. 

¿Cómo elegir  un reloj adecuado?

Es tan chocante ver a una persona corriendo con traje como a un padrino de bodas con un reloj de goma de color naranja. Queramos o no, el reloj se ha convertido en parte de nuestra vestimenta, por lo que es necesario llevar el oportuno para cada evento o situación. Lo primero que debemos plantearnos es para qué queremos el reloj.

Si queremos un reloj elegante y que nos sobreviva (si es un buen reloj, puede durar incluso generaciones), elegiremos una marca como Rolex o Cartier. En este caso, lo mejor es preparar la cartera, porque los precios de este tipo de relojes están por encima de las posibilidades de muchos (como poco 5.000 euros, el límite de precio excede incluso los límites de la imaginación). 

Algo más asequible, y también de muy buena calidad, son las marcas como Lotus o Viceroy. Cuentan con diseños clásicos, pero también con innovaciones más creativas que pueden aportar un punto de personalidad a nuestro atuendo. Mientras que es difícil poder permitirse más de un Rolex, es bastante asequible tener varios relojes de estas marcas para diferentes ocasiones. 

Si lo que se busca es algo más de tipo sport, podemos escoger alguna gama de las marcas ya mencionadas con una estética más enfocada a lo cotidiano, o ya mirar marcas como Casio o Marea cuyo diseño está más orientado hacia el día a día. Tanto estas marcas, como las anteriormente mencionadas las podemos encontrar en tiendas online.

No hay una fórmula exacta para elegir un reloj, ya que otros muchos factores pueden entrar en juego: una persona deportista es posible que necesite un reloj con mayores prestaciones (que tome el pulso, con cronómetro, impermeable…), o un ejecutivo puede beneficiarse en mayor medida de un smartwatch. Pero sean unos u otros, el reloj siempre ha de estar presente en nuestra vestimenta, aunque solo sea por evitarnos la vergüenza de tener que pedirle la hora a un desconocido.