Valdeorras

Asfaval pide ayuda pública para cinco de sus residentes

Valdeorras

ASOCIACIÓN

Asfaval pide ayuda pública para cinco de sus residentes

Residencia de la asociación Asfaval, en O Barco
photo_cameraResidencia de la asociación Asfaval, en O Barco

Este apoyo resulta fundamental para que el colectivo pueda mantener el centro de O Barco

Los requisitos que establece la Consellería de Política Social para subvencionar las plazas de las residencias de discapacitados entorpecen la concesión de las cinco que necesita la Asociación de Familiares de Discapacitados Intelectuales de Valdeorras (Asfaval). Su presidenta, Amelia Blanco Delgado, explicó que la ayuda de la Administración autonómica permitiría cubrir los pagos de los salarios de los trabajadores.

Solo son cinco las plazas solicitadas por la asociación, pero sus necesidades son mayores, pues actualmente son ocho las personas que utilizan la residencia de O Barco. El colectivo se enfrenta a los condicionantes de una normativa que exige disponer de seis cuidadores -dos de ellos para la noche-, médico o ATS. "Esixen o mesmo para 5 prazas que para 30", comentó Amelia Blanco.

En todo caso, la presidenta confía en que la Consellería de Política Social se muestre receptiva a la petición. Aseguró disponer del apoyo del alcalde de O Barco, Alfredo García Rodríguez, que ya medió ante el conselleiro, José Manuel Rey Varela.

En estos momentos, Asfaval ofrece tres servicios a personas con discapacidad del oriente provincial: centro de día, centro ocupacional y residencia y la atención de sus 20 usuarios corre por cuenta de una plantilla formada por 10 trabajadores. "Son os únicos servizos que hai na zona de Valdeorras e os prestamos a moitos concellos, como Vilariño de Conso, A Veiga, O Bolo ou Vilamartín. Os nosos fillos necesitan isto", añadió.

Conseguir las 5 plazas subvencionadas es el objetivo prioritario del equipo directivo de Asfaval, antes de la asamblea que en abril deberá renovar su dirección. Amelia Blanco dejó abierta la posibilidad de que se presente algún socios. En todo caso, afirmó estar dispuesta a continuar otros cuatro años "se non hai candidato". Eso sí, fijándose dos mandatos como máximo. "É moito traballo e se necesita un relevo", explicó.

En referencia al actual estado económico del colectivo, la presidenta considera que no tiene problemas graves. En buena medida, gracias a la colaboración que encontró en entidades como Iberdrola, Sergal, Diputación Provincial, Obra Social La Caixa o la Fundación Mapfre.