Valdeorras

Las bodegas acumulan un 30% más de existencias que en 2019

Valdeorras

VITICULTURA

Las bodegas acumulan un 30% más de existencias que en 2019

Los racimos comienzan a proliferar en las viñas de la D. O. Valdeorras.
photo_cameraLos racimos comienzan a proliferar en las viñas de la D. O. Valdeorras.
La caída de ventas a la hostelería provoca que algunas no tengan capacidad para la nueva cosecha

Las bodegas de la Denominación de Orixe Valdeorras están preocupadas. Las existencias de vino comenzaron a disminuir tras la reapertura del canal Horeca (hoteles, restaurantes y cafeterías), pero el volumen baja muy lentamente. Ahora, a la reducción de ventas provocada por tres meses de confinamiento del covid-19 se suma el problema del almacenamiento de la próxima vendimia. Buena parte de los bodegueros no encuentra sitio para guardar la cosecha, una situación que ya llevó a algunas bodegas foráneas a adoptar la polémica decisión de renunciar a comprar uva. Para ayudar a superar esta situación, el Concello de A Rúa iniciará una campaña de promoción de los vinos.

"A venta de viño empezou a arrancar. Se notou que empezou a  moverse", comentó el presidente del Consello Regulador de la Denominación de Orixe Valdeorras, José Luis García Pando. Si bien, inmediatamente explicó que "hai máis viño do que había normalmente por estas datas". Las estimaciones hablan de que el sector almacena aproximadamente un 30 % más de existencias que otros años, si bien, hay bodegas donde este dato supera el 50 %. "Temos a presión de que ven a vendima e hai adegas que case non teñen sitio para a colleita", añadió el máximo responsable del Consello.

La presidenta de la Asociación Empresarial de Valdeorras (Aeva) y gerente de la bodega barquense Godeval, Araceli Fernández del Palacio, comentó que las bodegas pequeñas y medianas, venden hasta un 90 % de su producto al canal Horeca. Son las más perjudicadas por un problema que no es tan grave en las que entregan su producto a grandes superficies. "Los distribuidores no pidieron durante tres meses y algunas bodegas no tienen capacidad para la nueva cosecha", dijo.

"Algo se reanima el mercado, pero son tres meses perdidos", insistió Araceli Fernández. Como posibles soluciones habló de un control de la producción por los viticultores y la búsqueda de salidas a las existencias, bien con la venta online, bien accediendo a las grandes superficies, pero fundamentalmente, "generando marca". Este problema no es exclusivo de la D. O. Valdeorras. Es más, aquí los bodegueros parten con una ventaja: "Nuestros vinos aguantan muy bien. Mejoran con dos o tres años". explicó.

En A Rúa, el Concello iniciará una campaña invitando a consumir el vino de las bodegas valdeorresas y, especialmente, ruesas. "Hay preocupación en el Concello por las existencias que hay en las bodegas. Queremos que la gente de A Rúa que está fuera conozca la situación. Si afecta a las bodegas, afecta al empleo y ahí viene otra cosecha", dijo el alcalde, Álvaro Fernández López.