La Región

VALDEORRAS

Un campo que comienza a gestarse en Valdeorras, aunque la meta está lejos

Joaquín Sánchez: "Confío plenamente no enoturismo. Cada visitante é un embaixador dos nosos viños"

Las actividades lúdicas, otra de las puertas para potenciar el sector.
Las actividades lúdicas, otra de las puertas para potenciar el sector.
Un campo que comienza a gestarse en Valdeorras, aunque la meta está lejos

El enoturismo puede convertirse en una fuente de ingresos para Valdeorras. Aunque la comarca ya recibe visitantes interesados en conocer las peculiaridades del mundo del vino valdeorrés, al sector aún le queda mucho camino por recorrer para extraer el mayor rendimiento posible. Joaquín Sánchez, presidente de la Ruta do Viño Valdeorras es un firme defensor de las posibilidades que reúne este campo. Este bodegero valdeorrés se mostró rotundo en su valoración: "Persoalmente, confío plenamente no enoturismo".

En la actualidad, la Ruta do Viño cuenta con 30 socios, incluidas 17 bodegas y las dos empresas valdeorresas especializadas en el aprovechamiento turístico del sector del vitivinícola comarcal: "Enoturismo Galicia" y "Valdeorras es Vino". Los demás asociados pertenecen al sector de la hostelería y a las administraciones públicas.

"Estamos tendo visitas, anque non a diario", explicó Joaquín Sánchez Rodríguez. Los turistas conocen los viñedos y las bodegas, recibiendo explicaciones del proceso de elaboración del vino y participando en catas y degustaciones. En estos momentos, el colectivo trabaja en la elaboración de paquetes turísticos que incluyan visitas a varias bodegas, buscando aumentar el atractivo para los visitantes. "Temos que darnos conta de que a persoa que ven é un embaixador dos nosos viños", añadió el presidente de la Ruta do Viño.

Valdeorras está muy lejos de alcanzar la importancia económica que el enoturismo posee en otras denominaciones de origen, como la berciana o en Rías Baixas. "Temos que darlle maior importancia", comentó Joaquín Sánchez. La dejadez de buena parte de los bodegueros ante el enoturismo aparece reflejada en que el número de bodegas que admiten visitantes no alcanza la mitad de las 43 bodegas inscritas en la Denominación de Orixe Valdeorras. Eso sí, aquellas que optaron por asociarse están volcadas en potenciar el aspecto turístico.

Este aún incipiente desarrollo de la actividad enoturística se da en una comarca que no tiene necesidad de buscar un elemento que la diferencie de las demás denominaciones de origen. Valdeorras lo guarda oculto bajo tierra desde tiempo inmemorial: las covas. "Temos que poñelas bonitas e cuidar os viños para que sexan de calidade", comentó Sánchez Rodríguez.

El sector demanda una oficina de turismo
El presidente de la Ruta do Viño Valdeorras confía "plenamente" en las posibilidades futuras del enoturismo, pero también es consciente de que esta actividad está englobada en un campo más amplio: el del turismo. Desafortunadamente, la comarca también presenta serias carencias en este apartado, una de ellas es la inexistencia de una oficina de turismo. "En moitos sitios, as oficinas dan a coñecer os recursos do enoturismo. Non hai unha para mostrarlle ao viaxeiro a comarca. Como presidente da Ruta do Viño Valdeorras, loitarei para que se abra unha", comentó Joaquín Sánchez. "Fáltanos poñer en valor a comarca de Valdeorras", sentenció el presidente de la Ruta vitivinícola.