Valdeorras

La comarca reclama unas dotaciones acordes con su actual peso económico

Valdeorras

Empresarios, sindicatos y alcaldes echan en falta inversiones en infraestructuras y apoyo a sectores distintos de la pizarra

La comarca reclama unas dotaciones acordes con su actual peso económico

La sociedad valdeorresa no está conforme con el trato que recibe de la Administración, bien sea la central, la autonómica o la provincial.
Empresarios, sindicalistas y alcaldes coinciden en afirmar que las infraestructuras locales no guardan consonancia con el potencial económico de una comarca puntera en el aspecto económico. Esta importancia aparece recogida en el Informe Económico y de Competitividad Ardán 2012, que sitúa Valdeorras en el 14º lugar de su clasificación de comarcas gallegas, por valor añadido. En el ámbito provincial, ocuparía la segunda posición, solo por detrás de la comarca de Ourense (4ª a nivel gallego) y muy por delante de Verín (26ª).

El informe recoge los datos obtenidos de la muestra de 189 empresas de la comarca que, según señala, superaron los 6.000 euros de ingresos en 2010 y que, además, tienen su sede social en Galicia. Con unos ingresos y un valor añadido bruto (VAB) de 471,25 y 157,24 millones de euros, respectivamente, Valdeorras está por encima de los números de la comarca de Verín. La siguiente en la clasificación provincial ingresó 164,68 millones, siendo 34,55 su VAB. La privilegiada posición valdeorresa podría aún mejorar si se relaciona el VAB con el número de habitantes. En este caso superaría a nueve de las comarcas que la preceden colocándose en quinto lugar, por detrás de A Coruña, Vigo, Santiago y Betanzos.


DIVERSIFICACIÓN

El sector pizarrero tiene, sin duda, mucho que decir en la economía comarcal, que recoge en el muestreo empresarial del Informe Económico y de Competitividad Ardán 2012. Pero la pizarra no lo es todo. El Instituto Galego de Estadística (IGE) cifró el total de empresas valdeorresas en 1.955. Son muchas más que las 49 canteras inscritas en la Asociación Galega de Pizarristas, un colectivo que es de ámbito gallego, si bien la inmensa mayoría de asociados tienen la sede en la comarca. Según el IGE, en 2011, las industrias de la comarca se repartieron de la siguiente manera: industria, 280; construcción, 410, y servicios 1.265.

El presidente de la Asociación de Empresarios de Valdeorras (Aeva), Javier Rodríguez Paradelo, coincide en subrayar la importancia del sector pizarrero. Pero también pretende borrar la imagen de que en Valdeorras solo hay pizarra. Le basta realizar un breve repaso por la importancia que adquirieron las bodegas (con una denominación de origen que tiene 48 asociadas) o las empresas de comercialización de castañas, de productos cocinados, químicos, metal, grafito, piezas de automóviles e incluso del comercio, entre otras. '¡Somos una potencia!', exclama el industrial.

Esta magnífica situación de la comarca, aun en tiempos de crisis, es una realidad a pesar de sus deficientes vías de comunicación. Carece de autovía y el proyecto de la A-76, que la comunicaría con Ponferrada y Ourense, acumula retraso tras retraso. Se comenzó a hablar de ella en 2004 pero aún carece de informe de impacto ambiental. Así las cosas, la principal salida valdeorresa hacia Galicia y el Bierzo es la carretera N-120, una infraestructura con numerosas deficiencias. Tampoco hay AVE, aunque esta no fue una reivindicación de la sociedad valdeorresa, que se decantó por el tren de altas prestaciones que propuso hace años el Gobierno central, que ahora reduce su oferta de servicios.


“Valdeorras es la comarca más olvidada'

El presidente de Aeva, Javier Rodríguez, se muestra preocupado ante el déficit de inversiones que arrastra Valdeorras. 'Si la provincia de Ourense recibe muy poca inversión al compararla con las otras provincias gallegas, Valdeorras es la comarca más olvidada', afirma. El portavoz empresarial reclama un mejor trato de las Administraciones y que éste sea proporcional a la aportación de las empresas valdeorresas a la economía gallega. Comenta que si las arcas públicas correspondiesen a las industrias locales invirtiendo en la zona el potencial de estas podría ser aún mayor. 'Es el momento de apoyar a todos los sectores y de que se invierta en la comarca. Las Administraciones nos tienen olvidados desde hace años y, aún así, somos una potencia. Con un mínimo de inversión, aún sería mayor', explica Javier Rodríguez.



“Esta comarca no recibe en función de lo que da'

El alcalde socialista de O Barco, Alfredo García Rodríguez, afirma que Valdeorras está siendo marginada. 'No recibe en función de lo que da. Se mantiene la discriminación', dice.

En A Rúa, el regidor popular Avelino García Ferradal coincidió en destacar la poca ayuda prestada a la comarca: 'No se atienden, ni se atendían, las necesidades de Valdeorras. Tal vez porque está lejos de todos los sitios y resulta caro. La inversión no es proporcional a su aportación. La pizarra sigue siendo el motor económico, pero hay otros sectores'.

Para Luis Alba, secretario comarcal de CC.OO., 'faltan las infraestructuras para aprovechar las sinergias con otras zonas limítrofes, como el Bierzo'.

Más en Valdeorras