Valdeorras

Francia entrega a la etarra relacionada con el asesinato de un bolés

Valdeorras

Francia entrega a la etarra relacionada con el asesinato de un bolés

A la derecha, María Soledad Iparaguirre "Anboto".
photo_cameraA la derecha, María Soledad Iparaguirre "Anboto".
Anboto será juzgada por el atentado en León contra Luciano Cortizo

La exjefa de ETA María Soledad Iparraguirre "Anboto" ingresará en prisión tras haberlo decidido la Audiencia Nacional, tras sustanciarse los doce procedimientos abiertos en los juzgados centrales 1, 2, 3, 4 y 5. Se enfrenta a 14 imputaciones por asesinato, uno de ellos, el del comandante del Ejército de Tierra, Luciano Cortizo Alonso, de Santa Cruz (O Bolo). Las autoridades francesas acordaron la entrega a España de la terrorista, según Europa Press.

El 22 de diciembre de 1995, una bomba lapa, adosada en los bajos del coche, segó la vida de Luciano Cortizo. Tenía 44 años y su hija, Beatriz, resultó herida. Este hecho continúa presente en la memoria del pueblo bolés de Santa Cruz. Fuentes familiares, reviviendo el atentado, recordaron el sufrimiento que este asesinato llevó a los padres del militar. Aseguraron haber soportado un gran sufrimiento y finalizaron indicando que les parece "muy bien que Anboto venga a España y sea juzgada". 

"Por aquí, o recordamos todos", comentó, a su vez, un vecino de Santa Cruz. Tras el atentado, el pueblo desplazó un autobús para asistir al sepelio, que se desarrolló en León. El comandante pertenecía a una familia de militares y guardias civiles y, si bien no tenía su residencia habitual en la aldea bolesa, la visitaba con frecuencia, según siguen recordando en el pueblo.

María Soledad Iparraguirre "Anboto¨ no será juzgada únicamente por la muerte del comandante bolés. Son 12 las causas penales que tiene abiertas. Además de la del atentado de diciembre de 1995, se la relaciona con el cometido en Vitoria del 6 de agosto de 1997, en el que murieron dos agentes, y con el asesinato del cartero Estanislao Galíndez, en 1985.

A la etarra entregada a España también se la vincula con las instrucciones impartidas para atentar contra el Rey Juan Carlos, en la inauguración del Museo Guggenheim, de Bilbao, o por faciltiar el armamento para cometer otro atentado, esta vez contra la oficina bilbaína del DNI el 13 de enero de 1995. Se saldó con un muerto y un herido grave.

Francia también acordó entregar a la Justicia española a otros dos exjefes de ETA que cumplen condena en el país vecino: Mikel Carrera Sarobe "Ata" y  Garikoitz Aspiazu Rubina "Txeroki".