Valdeorras

La redacción del Plan Especial del casco vello de O Barco no supondrá desembolso municipal

Valdeorras

Valorado en 155.000 euros, será financiado por las áreas de Urbanismo y Medio Rural de la Xunta

La redacción del Plan Especial del casco vello de O Barco no supondrá desembolso municipal

La concesión de una subvención de 54.000 euros de la Dirección xeral de Urbanismo ahorrará a las arcas municipales de O Barco el pago de los 155.000 euros del Plan Especial del casco vello. La aprobación inicial de la Xunta a este proyecto urbanístico se recibirá en el Concello en breve, lo que permitirá exponerlo al público.
La redacción del Plan Especial para el casco vello de O Barco no obligará a realizar desembolso alguno al Concello. Así lo apuntó este miércoles 28 de noviembre el alcalde, el socialista Alfredo García, después de recibir una notificación de la Dirección xeral de Urbanismo anunciando la concesión de una subvención de 54.000 euros.

Esta cantidad se sumará a la del programa Agader, que promueve la Consellería de Medio Rural, para completar los 155.000 euros que cuesta la elaboración del proyecto urbanístico diseñado para el casco vello de O Barco. Así las cosas, el equipo de gobierno barquense únicamente deberá buscar los fondos para acometer las actuaciones públicas previstas en el citado plan. El resultado de la reforma puede verse en las obras de la calle Eloy Mira, la primera en ser urbanizada. Las próximas actuaciones afectarán al entorno de la Igrexa de San Mauro -obras que fueron adjudicadas por la Consellería de Política Territorial, Vivenda e Transportes-, así como a las calles San Mauro y Real.

La documentación prevista en el plan será aprovechada para completar el expediente de solicitud del Área de Rehabilitación Integral a la Consellería de Vivenda e Solo y que los vecinos puedan acceder de esta forma a sus líneas de ayuda.

La peatonalización centra la polémica

El proyecto del Plan Especial aún debe recibir el visto bueno del Concello y también someterse a la fase de exposición pública, para que los interesados puedan formular las alegaciones que estimen procedentes.

La reforma urbanística ya fue expuesta en el Concello para que los vecinos formulasen sugerencias. La mayoría de ellas giraron en torno a su peatonalización, a la que se opone un sector de la población. Además, también hubo quien planteó poder construir edificios de carácter unifamiliar en las fincas que rodean la Praza das Eras, para así enriquecer su entorno.