Valdeorras

La rotonda estará lista en O Barco el próximo agosto

Valdeorras

Infraestruturas

La rotonda estará lista en O Barco el próximo agosto

Los retrasos se suceden en la obra de la nueva rotonda de O Barco.
photo_camera Los retrasos se suceden en la obra de la nueva rotonda de O Barco.
La crisis sanitaria retrasó la instalación de las conducciones de telefonía y de electricidad

La nueva rotonda de la avenida de Galicia, en O Barco de Valdeorras, estará lista en agosto, como muy tarde. Este plazo fue apuntado por el alcalde, Alfredo García Rodríguez, quien atribuyó el retraso de la ejecución al confinamiento de la crisis sanitaria del covid-19.

El regidor explicó que Telefónica descartó movilizar al personal durante el estado de alarma, retrasando las modificaciones introducidas en la línea existente en esta zona de la villa. "Tenían prohibido hacer obras de ese estilo", dijo. Una decisión similar fue la que tomó Naturgy a la hora de programar el inicio de los trabajos de instalación de la infraestructura eléctrica.

El alcalde, Alfredo García, explicó que la última fase de la obra comenzará a finales de julio o principios de agosto, cuando el arroyo Mariñán no lleve agua. Ese será el momento de retomar la obra, rematando la escollera iniciada y finalizando la parte superior de la rotonda. En todo caso, la duración de estos trabajos no será excesiva, según consideró el primer edil. Explicó que no deberían prolongarse más allá de una semana.

Hace muchos meses, incluso años, que en O Barco se habla de la nueva rotonda de la avenida de Galicia. El Concello hizo público este proyecto en 2014, siendo numerosos los problemas planteados por la Confederación Hidrográfica do Miño-Sil que tuvieron que resolver los técnicos municipales. El curso del arroyo Mariñán fue un difícil escollo que no fue superado hasta principios de 2018, cuando el proyecto recibió el visto bueno.

Iniciados los trabajos, estos debieron suspenderse al surgir imprevistos en el terreno, a la hora de rebajar el cauce del arroyo. Hubo que esperar hasta finales de 2019 para, finalmente, ver avanzar la ejecución del proyecto, cuya calzada estuvo lista para el paso de vehículos en los días de marzo previos a la declaración del estado de alarma por el Gobierno central.

La nueva infraestructura fue presupuestada en aproximadamente 150.000 euros y su objetivo es ofrecer una mayor fluidez del tráfico en la zona.