La Región

SERVICIOS

Suspendido el suministro en Valencia do Sil por falta de agua

El Concello atribuye el vaciado del depósito a un uso inadecuado del servicio de abastecimiento

El bando anunciando el corte de la traída, colocado a la entrada de Valencia do Sil.
El bando anunciando el corte de la traída, colocado a la entrada de Valencia do Sil.
Suspendido el suministro en Valencia do Sil por falta de agua

De los grifos conectados a la traída de agua de Valencia do Sil (Vilamartín de Valdeorras) no salió agua durante la jornada de este miércoles. El servicio de abastecimiento domiciliario fue interrumpido por el Concello en un intento de conseguir que el depósito que suministra el líquido a la población se llenase. El corte afectó a la totalidad de la población.

Los 71 vecinos tuvieron conocimiento del corte de agua de 24 horas al leer el bando que colocó el Concello en distintos puntos del pueblo. En el papel puede leerse que la suspensión del servicio de la traída comenzaba a las 9,00 horas para finalizar a esa misma hora, pero de hoy, jueves. También aclara el objetivo de la medida: "Que se recupere el depósito".

El bando municipal finaliza exponiendo las causas de que el depósito esté vacío: "Pouca auga na captación e uso inadecuado que se fai dela".

Estos factores fueron confirmados por el alcalde, Enrique Álvarez Barreiro, quien atribuyó la falta de agua del depósito al empleo que algunos vecinos hacen del agua de la traída; desde regar jardines y huertas hasta lavar los coches o incluso las calles, según comentó el regidor.

El alcalde mostró su confianza en que la suspensión del servicio durante 24 horas permita que el depósito que abastece a Valencia do Sil se recupere y también cree que no habrá necesidad de volver a adoptar esa medida en el futuro. "Dependerá do que fagan os veciños. Se fan un uso adecuado da auga non será necesario volver a cortar", explicó Álvarez Barreiro.

El Concello abordó la solución al problema, que pasa por la instalación de contadores en las viviendas. Sin embargo, no podrá tomar esta medida en tanto no finalicen los trámites correspondientes a la legalización de la traída. En estos momentos, los técnicos municipales están a la espera del último documento que deberá entregarles la Confederación Hidrográfica do Miño-Sil. "O problema é que pagan xustos por pecadores", dijo el alcalde. Aclaró que el empleo del agua de la traída para fines ajenos a los del hogar parte de un grupo reducido de vecinos.

Enrique Álvarez resaltó que el núcleo de Valencia do Sil es el único con problemas de suministro, pues el Concello bombea en aquellos lugares donde ya es habitual durante el verano.