Valdeorras

El tramo de vía empieza a cambiar en Sobradelo

Valdeorras

El tramo de vía empieza a cambiar en Sobradelo

La maleza desapareció del talud situado sobre el punto donde descarrilaron los vagones.
photo_cameraLa maleza desapareció del talud situado sobre el punto donde descarrilaron los vagones.
La maleza desapareció del talud en el punto del descarrilamiento de julio

La imagen que ofrece el entorno del tramo de ferrocarril León-Monforte, próximo a Sobradelo (Carballeda de Valdeorras), donde descarrilaron 11 vagones el pasado 28 de julio, comenzó a cambiar. La abundante maleza que crecía en el talud situado sobre la plataforma fue retirada.

Este punto, situado en la parte superior de la localidad de Sobradelo, fue el elegido por un buen número de vecinos para seguir las evoluciones de los equipos que trabajaron en la retirada de las unidades del convoy de mercancías vacío que se dirigía a Toral de los Vados (León), después de que estas descarrilasen. 

Los trabajos de restauración medioambiental habían sido anunciados por el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias, pero aún no fueron completados en su totalidad. Adif informó ayer de que la citada restauración ambiental está pendiente del estudio que recogerá las medidas definitivas para su información a la Confederación Hidrográfica do Miño-Sil. En este sentido, apuntó que recibirá el citado trabajo en los próximos días.

La propuesta diseñada inicialmente por Adif para recuperar el entorno y subsanar los daños causados contempla la restauración ambiental del área afectada, un planteamiento que ya recibió el visto bueno del organismo responsable de la cuenca.

El proyecto prevé actuar sobre el talud de dominio público ferroviario "afectado por el deslizamiento", aludiendo a la polémica retirada de dos vagones hacia el río Sil, uno de los cuales no se detuvo hasta alcanzar su cauce. La propuesta plantea el extendido de 30 centímetros de tiera vegetal para, a continuación, colocar sobre ella una malla orgánica de yute.

Esta actuación también incluye la realización de una hidrosiembra sobre la tiera vegetal extendida previamente, utilizando "especies adaptadas agroclimáticamente a la zona". En esta tarea será utilizados todos los componentes necesario, desde semillas y acolchado hasta estabilizante o fertilizantes. Además, y ya pensando en la zona de ribera, el proyecto inicial del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias propuso realizar una plantación arbórea en la zona de ribera. Según la tesis de la empresa, en esta labor serían utilizadas las especies Fraxinus excelsior y Alnus glutinosa.


Pendientes de la causa del accidente


A la espera de que los trabajos de restauración medioambiental del tramo de la línea de ferrocarril deteriorado por el descarrilamiento de los vagones, siguen sin ser conocida la causa que lo provocó. En todo caso, Adif está a la espera de saber si son aceptadas las alegaciones que presentó contra los expedientes abiertos por la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda y por la Confederación Hidrográfica do Miño-Sil. Ambos organismos culpan a la empresa de que uno de los vagones fuese a caer a las aguas del Sil, y cuantificaron sus multas en 35.000 y 50.000 euros, respectivamente. A su vez, Adif anunció la apertura de una investigación para depurar posibles responsabilidades en la retirada de las unidades.