Valdeorras

A Veiga limpiará con cargo a los dueños las fincas con maleza

Valdeorras

A Veiga limpiará con cargo a los dueños las fincas con maleza

Una línea roja define el área que debe estar limpia.
photo_cameraUna línea roja define el área que debe estar limpia.
La medida pretende prevenir los fuegos forestales en el municipio más extenso de la provincia

La superficie arrasada en los montes de la provincia en los últimos días disparó la alarma en A Veiga. El alcalde de la localidad -la más extensa de la provincia con sus 290,5 kilómetros cuadrados- no quiere riesgos. En las últimas horas, los 29 núcleos de población recibieron un bando y un plano indicando las fincas que deben estar limpias de maleza antes del 10 de agosto. En caso de que sus propietarios no realicen este trabajo, lo realizará una empresa contratada por los responsables municipales, pero posteriormente estos pasarán la factura al dueño de la finca.

Los vecinos deben mantener los terrenos limpios de maleza, escombros, restos de obra y de cualquier otro residuo (desde plásticos hasta maquinaria inservible). Además, se deben talar y retirar los árboles y matorrales peligrosos, como pinos, eucaliptos, mimosas o acacias, pues "facilitan a propagación do lume". La tercera instrucción del bando municipal alude a los terrenos dedicados a frutales o especies autóctonas, pues deben ser desbrozados, podados y clareados.

"Temos que aprender do que está pasando en outros concellos, anque aquí levemos dez anos sin arder. Temos que protexer os pobos", dijo el regidor, Juan Anta.

La ganadería juega un papel importante en la tarea preventiva

El aumento del número de explotaciones ganaderas es un factor importante a la hora de prevenir los incendios forestales. "Cada vez hai máis gando", explicó el alcalde, Juan Anta. Abogó por un mayor aprovechamiento del monte. "O rural galego debe facer produtivo o terreo e poñer en valor o territorio. Os gandeiros deben xogar un papel de primeira orde", añadió.

El Concello también tiene su importancia en esta lucha contra el fuego. A Veiga lo demostró con la asignación de dos personas a una campaña preventiva que cuenta con un presupuesto de 12.000 euros, cantidad que es ampliable, para la contratación de la empresa de limpieza y desbroce.n