Imprimir

Muchos méritos y poco premio

Pepe Garrote | 28 de octubre de 2018

Igor Sevivas y Álex Bardelás celebran el tanto del empate para el Arenteiro.
Igor Sevivas y Álex Bardelás celebran el tanto del empate para el Arenteiro.

El defensa Fajardo, que este domingo debutaba con el Arenteiro, fue el autor del centro que significó el gol del empate de los verdes

El Arenteiro no logró superar al Céltiga en Espiñedo en un partido en el que fue superior al equipo del Céltiga en todo menos en el resultado final, que fue 1-1.

Los de Espiñedo, en seria competencia con el clásico Barca-Madrid, y lo que es peor todavía, con una tarde muy fría, recibieron el apoyo de sus aficionados que al final, pese al empate, se fueron satisfechos del trabajo de los suyos.

Y eso que las cosas no comenzaron nada bien. La primera ocasión clara fue para los de Manel Vázquez, pero la buena internada de Igor Sevivas la salvó el portero del Céltiga que mandó la pelota a saque de esquina. 

Pero el equipo visitante se encontró a los nueve minutos con un gran botín. Un desajuste defensivo de los verdes lo aprovechó Juanín para superar con un tiro raso al meta luso Rui Santos. Fue la única llegada visitante digna de mención en todo el partido a la que le sacaron una gran rentabilidad.

En la primera parte el Arenteiro no tenía frescura, pero pese a todo, de nuevo Igor Sevivas, en otro mano a mano y un disparo de Portela que se fue alto, pudieron haber servido para lograr el empate, pero faltó acierto. 


Acoso y derribo


La segunda parte fue un monólogo del equipo local. Empezó con una volea de Hugo Sanmartín que se fue arriba. Siguió con un nuevo disparo de Hugo que mandó a saque de esquina Marcos Bermudez y ya el colmo fue un disparo de Mitogo, tras adentrarse en el área que se marchó al poste y el rechace pegó en la espalda del portero visitante y de nuevo pegó en el poste.

Parecía que el gol no quería entrar, pero el fútbol es imprevisible.  Y en un centro lateral del defensa Fajardo, que ayer debutaba de verde, el central del Céltiga Capi, lo remató contra su meta y puso el 1-1 en el marcador.

Quedaba tiempo para la remontada pero no era el día. De nuevo cobro protagonismo Hugo Sanmartín, primero en un penalti que reclamó todo el equipo local y que el árbitro no señaló y más tarde, en el minuto 80 en un mano a mano con el meta visitante que evitó el tanto en una buena parada.

Al final, buena imagen del Arenteiro que se quedó con la miel en los labios al sumar solo un punto ante un rival que llevó mucho premio.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección https://www.laregion.es/articulo/deporte-local/muchos-meritos-poco-premio/20181028230325832471.html


© 2020 La Región

© La Región S.A.

Contenidos con licencia Creative Commons